Horchata de chufa

20 ago Horchata2a

¿Quién puede resistirse a un buen vaso de horchata fresquita en verano?

Desde hace bastante tiempo no bebo leche de vaca, no me gusta, así que suelo tomar bebidas vegetales, me sientan muchísimo mejor y me encantan.
Algunas veces las tomo elaboradas, hay bastantes marcas ecológicas sin azúcares añadidos que están súper ricas, pero lo que más me gusta es hacerlas en casa, es un disfrute, puedes prepararlas de tantas cosas: almendras, chufa, pipas de calabaza, sésamo… y enriquecerlas o endulzarlas al gusto.

Hace poquito he estado en Valencia y,
como siempre, me fui a dar una vuelta por el Mercado Central (¿que aún no lo has visitado nunca? ¡Ya tardas! Y también te recomiendo una visita al de Ruzafa) para comprar especias varias, fruta… ¡y las chufas!
Los Mercados, allá donde vaya, parada obligada para mí, son el mejor lugar para comprar mil cosas que no encuentras en otros sitios.Horchata1a1

Bueno, y volviendo al tema “horchatil”, recuerdo la primera que preparé… casi me cargo la batidora de brazo (la tuve que meter en el congelador para que se enfriase, le faltó poco para salir ardiendo), llené la cocina de trozos de chufa y tuve que colarla tropecientas veces porque sólo tenía un colador cutrecillo por el que se pasaba la pulpa que daba gusto. Eso sí, buena salió.

En fin, con las chufas valencianas en mi poder, ya tenemos todo lo necesario para preparar una horchata casera estupenda
(¿¿por qué a la mayoría de compradas convencionales les meten lactosa y unos chutes de azúcar que las hacen imposibles de beber??)

Horchata de chufas

Ingredientes:
225gr chufa D.O. Valencia
1 litro agua filtrada o embotellada
4 dátiles medjool

Antes de nada, hemos de lavar las chufas para quitarles los restos de polvo que puedan llevar y, una vez lavadas, las ponemos en remojo con agua filtrada o de botella durante 24 horas (ahora en verano hay que tener cuidado,
yo las he dejado en la encimera pero si hace mucho calor pueden empezar a fermentar, para evitarlo ¡al frigo!)

Una vez hidratadas, las colamos, enjuagamos (estas aguas son perfectas para regar plantas, no las tiréis) y volcamos en la batidora o robot de cocina (yo la he preparado con la batidora de vaso sin problemas), añadimos los 4 dátiles medjool -lavados y sin hueso- para endulzarla
y medio litro de agua filtrada o embotellada.Horchata4

Batimos durante un par de minutos. Pasado este tiempo, añadimos el otro medio litro y batimos otros dos o tres minutos.
Probad ahora por si consideráis necesario añadir más dátiles (¡ojo! Podéis endulzar con lo que queráis, yo cada vez utilizo menos azúcar, la blanca -sobre todo- sufre destierro en mi despensa, sólo tengo algo de azúcar de caña integral, melaza de arroz, miel, azúcar de coco, azúcar de palmyra o dátiles).

Ahora preparamos el colador, la malla, el trapo, la bolsa… -o lo que vayamos a utilizar para colar la horchata- en una jarra, bol o bote de boca ancha (Hasta hace poquito colaba con un colador de los de plástico de malla fina, luego con la bolsa de lino de Lilliput -con la que germino semillitas- y, hace unas semanas, con la bolsa Brota que me envió Elka, de Lala Kitchen. Es súper cómoda porque es más finita que la bolsa de lino y no se cuela tanta pulpa como con el colador), vertemos el contenido de la batidora
y a estrujar hasta que la pulpa se quede bien seca.

¿Cuánto hemos tardado? ¡10 minutos como mucho!
Os recomiendo meter la horchata unas horitas en la nevera para tomarla bien fría, también podemos volver a batirla junto a unos hielos, picamos bien
y ya tenemos un granizado delicioso.Horchata5a5a

Pd. La pulpa NO se tira, ¡con ella podemos hacer galletas!
Hace unas semanas hice unas galletitas de pulpa de almendra, coco rallado, 2 plátanos y pepitas de chocolate (batimos todo, hacemos bolitas, aplastamos y al horno a 200º durante 15 minutillos) que estaban para morirse de gusto.

Pd2. Al no llevar estabilizantes ni conservantes, las bebidas vegetales tienden a “separarse”, sin problema, removéis con una cuchara de madera
y lista para tomar de nuevo.
Se conservan en el frigo durante 4 o 5 días, aunque normalmente duran menos porque os las vais a beber como el agua ;)

Ya sabéis, las cositas elaboradas en casa saben mucho mejor y, además, controlamos con qué están hechas. Sólo es cuestión de dedicar un rato, incluso podemos involucrar a los niños, van a disfrutar muchísimo conociendo los alimentos, probando nuevos sabores…

¡Nos leemos!

Bombones crudiveganos

30 jun Trufa4

¡Buenas tardes! ¿Cómo va todo?
Ya nos hemos metido de lleno en el verano,
así que reaparezco con una receta facilita pero súper nutrititiva =)
Como veis, últimamente me preocupa bastante mi alimentación y estoy cambiando ingredientes y hábitos en mi dieta, ¡y me siento mucho mejor!

Y ahora, ¡al lio! Que hoy vamos rapidito…Trufa

Ingredientes:

Bombones de coco (8 unidades)

  • 5 dátiles medjool ecológicos
  • 50 gramos coco rallado (sin azúcares añadidos)
  • Coco rallado para rebozar

Poquitos ingredientes y un rato corto para preparar esta receta tan resultona,
es perfecta como detallito hecho en casa,
como capricho cuando nos apetece algo dulce…

Sólo necesitamos un procesador de alimentos o,
en mi caso, una batidora de vaso.
Lavamos ligeramente los dátiles y los introducimos en la batidora junto al coco rallado, un minuto de batido y ¡listo!
Ya tenemos la pasta de nuestros bombones de coco.
La retiramos con cuidado con una cuchara de madera o espátula de silicona, amasamos un poquito para que se acaben de unir los ingredientes y vamos haciendo bolitas (no os paséis con el tamaño, es mejor que nos queden tamaño bolón de las canicas que albóndiga gigantesca, de bocadito quedan perfectas).
Cuando tengamos todas las bolas listas,
sólo nos queda rebozar en el coco rallado.

Podemos servirlas tal cual,
o ponerlas sobre una cápsula de papel de mini magdalenas.
Si veis que no las vais a consumir en el día, podéis introducirlas en la nevera, sobre todo ahora en verano, aunque a nosotros nos duran tan poquito
¡que no es ni necesario!Trufa1

Bombones de cacao (6 unidades)

  • 5 dátiles medjool ecológicos
  • 50 gramos de semillas de girasol activadas ecológicas*
  • 1 y 1/2 cucharadas soperas de cacao puro ecológico (sin azúcares añadidos)
  • Cacao en polvo para rebozar

Como con la receta anterior, enjuagamos un poquito los dátiles y los echamos en la batidora junto a las semillas de girasol activadas y el cacao.

¿Que *cómo se activan las semillas? Os dejo un enlace del blog Lala Kitchen donde Elka nos los explica perfectamente y nos da tablas de tiempos, qué tipos de semillas se activan… y os cuento cómo las activo yo:
Sólo tenemos que coger semilla cruda (no valen semillas tostadas ni fritas, ¡cuidado a la hora de comprarlas!), lo suyo, además, es que sean ecológicas. Las introducimos en agua filtrada o embotellada y las dejamos reposar (yo dejé las pipas de girasol durante toda la noche), a la mañana siguiente os encontraréis el agua bastante turbia, cogemos un colador grande y lavamos las semillas bajo el grifo (¡no derrochéis agua!, con un hilito y poniendo debajo un bol para recoger ese agua para lavar el suelo, regar una maceta… mejor que mejor)
Ahora podéis comerlas, utilizarlas en las recetas tal cual,
o podéis deshidratarlas para que no se enmohezcan
(en esta receta las utilicé bastante humedillas).Trufa2

Batimos, volcamos la masa en un bol, amasamos un poquito para unirlo todo y, de nuevo, a hacer bolitas pequeñas y rebozarlas en el cacao en polvo.

¿A que es súper rápido y sencillo?
A esta receta podéis cambiarle los ingredientes:
añadirle otras semillas, distintos frutos o frutas secas… ¡improvisad!
Eso sí, con los dátiles ya no es necesario añadirle ningún endulzante y, si lo vais a hacer, que sea alguno con índice glucémico bajo: azúcar de coco, sirope de arroz o ágave… el azúcar, cuanto menos, mejor.

¡Disfrutad del verano! =)

Torrijas veganas

14 abr Torris2

¡Reaparezco!
Y lo hago con una receta para lamer el plato
donde coloquéis estas torrijas veganas.
¿Torrijas veganas?
¡Sí! Son súper sencillas de hacer, sustituimos leche y huevo por ingredientes fáciles de encontrar y tienen un sabor… nadie se va a dar cuenta de que no son las torrijas de toda la vida, os lo aseguro, y no habremos recurrido a ningún ingrediente de origen animal =)Torris3

Anotad, vamos a la tiendita de producto ecológico o herbolario de confianza a por lo que nos falte en la despensa y ¡a la cocina!
Para esta semana ya tenemos postre, o desayuno, merienda…
¡Pero comed con mesura!
No me vayáis a echar luego la culpa de esos kilillos de más =P

Ingredientes:

  • 1 barra de pan del día anterior
  • 3/4 l. bebida de avena ecológica
  • cáscara de 1/2 limón ecológico
  • 1 palo de canela ecológica
  • 2 cucharadas azúcar integral de caña ecológica
  • 6 cucharadas harina de garbanzo ecológica
  • 1/2 cucharadita vinagre
  • agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • 100 gramos azúcar integral de caña ecológica
  • canela molida ecológica al gusto

Antes de nada vamos a preparar la leche vegetal en la que empaparemos nuestras torrijas, para ello, ponemos la bebida de avena en un cazo al fuego y cocemos junto a la cáscara de limón, el palo de canela y las dos cucharadas de azúcar (tened en cuenta que la bebida de avena, aunque no suele llevar azúcares añadidos, ya tiene un saborcito dulce, así que no os paséis con el azúcar).
La bebida de avena la podéis sustituir por otra de arroz,
almendra, avellana, quinoa… la que más os guste.
Con nuestra bebida de avena “merengada” lista,
sólo nos queda dejarla reposar hasta que quede templada.Torris6

Mientras, nos ponemos con la mezcla que sustituye al huevo con el que se rebozaremos las torrijas. Ponemos las seis cucharadas (soperas pero rasas) de harina de garbanzo en un bol y vamos añadiendo agua -y removiendo para que no se formen grumos- hasta que nos quede una textura espumosita similar al huevo batido. Agregamos también el vinagre,
que se usa para que no nos quede sabor a garbanzo, y removemos.

Nos queda cortar el pan en rebanadas un poquito gruesas,
ir calentando una sartén con aceite
y preparar el azúcar con canela con el que remataremos la receta.
¿Todo listo? Pues comenzamos…

Rebanada de pan, la mojamos en la leche de avena merengada, la pasamos por la mezcla de harina y agua y directa al aceite, freimos por cada lado, que se quede doradita, la ponemos en un plato cubierto con papel de cocina (para que escurra el aceite) y, por último, pasamos por la mezcla de azúcar y canela.
¡Y así con todo el pan! Nos vamos a juntar con una buena fuente de torrijas =DTorris

Cuando acabéis, dejáis que se enfríen un poquito y a la mesa.
No digáis a nadie de primeras que son veganas, a ver si notan alguna diferencia.
Luego, comentadlo,
¿habéis visto lo fácil que es cocinar sin ingredientes de origen animal? ^_^

Pd. ¡La receta original es de CreatiVegan!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.236 seguidores