Bizcocho rápido de yogur y manzana

Hay días en los que me apetece cocinar y me levanto de la cama dándole vueltas a chorrocientas recetas. Más o menos lo que me pasó ayer, que me acosté pensando en unas manzanas que se estaban poniendo blandonas en el frutero y me desperté con ganas de hacer el típico bizcocho de yogur que hacían nuestras abuelas (de hecho esta receta la copié hace mil años de una libreta que tenía mi abuela por la cocina).

 Para mí, este bizcocho es súper fácil y cómodo de hacer, me pongo a mezclar todo al tuntún y siempre sale bueno, de ahí que eche mano de esta receta cada vez que me apetece tomar algo dulce.

 A propósito, como el bizcocho no tiene mucho misterio, voy a aprovechar para adjuntar unas notillas sobre los ingredientes =)

 Ingredientes:

  •  1 yogur natural desnatado
  • 1 medida de yogur de aceite de oliva virgen extra
  • 3 huevos de gallinas camperas
  • 3 manzanas pequeñas
  • 2 medidas de yogur de azúcar moreno
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 1 sobre de polvos de hornear (baking powder)
  • unas gotitas de esencia de limón

 Comenzamos pelando y troceando las manzanas (si son ecológicas no hay problema para comerlas con cáscara, si son de agricultura convencional es mejor pelarlas, el lavado no elimina los restos de pesticidas y químicos varios que se utilizan para su cultivo), reservamos y seguimos con la receta.

 En un bol, batimos ligeramente los huevos con el azúcar (si no tenemos acceso a huevos ecológicos, al menos utilizamos los de gallinas camperas, y el azúcar es mejor consumirlo moreno con certificación ecológica o de comercio justo, así nos aseguramos de que no se trata de azúcar blanco tintado, ya que el azúcar blanco es tan refinado que no posee casi nutrientes) una vez listo, añadimos el yogur y el vasito de aceite de oliva (acostumbraos a usar virgen extra, es el más saludable) y mezclamos hasta que se integren bien.

 Añadimos entonces la harina (lo mismo que con el azúcar pasa con las harinas, las venden tan refinadas que resultan muy pobres a la hora de cocinar, pierden el germen y casi todos los nutrientes. A no ser que estemos haciendo una receta muy específica que no permita su uso, lo mejor es echar mano de harinas ecológicas molidas en molino de piedra, las venden blancas, no tienen por qué ser integrales, y os aseguro que notaréis la diferencia. Y si queréis que os pase marcas de harinas buenas para pan o repostería, ¡no tenéis más que decirlo!), los polvos de hornear y seguimos trabajando la masa.

 Por último, añadimos la esencia de limón, la manzana troceada y mezclamos. Precalentamos el horno a 180º, engrasamos y enharinamos el molde elegido, vertemos la masa de bizcocho y metemos en el horno durante media horilla. Como siempre, vamos controlando que no se nos retueste demasiado por encima y lo pinchamos con un palillo para ver si está cocido por dentro.

 Cuando esté listo lo sacamos del horno, lo dejamos reposar cinco minutos escasos y desmoldamos sobre una rejilla para que se enfríe.

 Yo lo serví para merendar con unos golpes de azúcar glas. ¡Rico, rico!

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s