Crema suave de calabaza

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya os lo comentaba el otro día…

“Qué raro, estamos en plena temporada de esta bonita curcubitácea anaranjada, yo soy una fanática de la calabaza, ¿y aún no he dejado por aquí ninguna receta?”

Dicho y hecho, esta semana, aprovechando que tengo preparadas una receta salada, una que vale tanto para salado como para dulce, y una dulce,
¡la vamos a dedicar a la calabaza!

Y para comenzar con esta nueva semana temática, hoy os traigo la receta salada: sencilla, ligera y perfecta para estos días otoñales de lluvia y fresquito que nos acompañan =)

Coged papel y boli y preparad los trastos, en un momento tenéis un primer plato delicioso, y si os sobra, siempre podéis congelarlo para arreglar la comida o la cena de otro día (en mi nevera hay tuppers y tuppers de cremás y purés de verduras y hortalizas, ¡no puedo vivir sin ellos!)

Ingredientes (para 2 personas y 1 tupper para otro día):

  • 400gr de calabaza
  • 1 cebolla mediana
  • 1 patata grande de cultivo ecológico
  • 1 tomate grande de cultivo ecológico
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal marina orgánica de Guérande
  • agua
  • 1 puntita de pastilla de caldo de verduras ecológico (Biosoup, de La Finestra sul cielo)
  • 1 cucharada sopera de queso crema bajo en grasa
  • picatostes para acompañar

Lo primero de todo es preparar las hortalizas, así que nos ponemos a pelar y cortar en daditos la calabaza, la cebolla, la patata y el tomate.

Ponemos a fuego medio una cacerola, echamos un chorro de aceite de oliva y damos una vueltecilla a la cebolla. Cuando se haya pochado, añadimos la patata, la calabaza y el tomate, que rehogaremos un par de minutillos.

Agregamos entonces el agua a ojo (con cuidado de no llenar la olla hasta arriba y que se nos quede la calabaza, las patatas y el tomate nadando cada uno por un lado, pero sin quedarnos escasos tampoco… con las hortalizas cubiertas por un par de dedos de agua más o menos), la puntita de pastilla de caldo y la sal, y dejamos que cueza unos veinte minutos o hasta que las hortalizas estén blandas pero sin llegar a deshacerse.

Es el momento de retirar el exceso de caldo (si lo hubiese) y guardarlo de fondo para un arroz, una fideuá… ¡lo que se nos ocurra!, añadir la cucharada de queso crema y pasar la batidora hasta dejar una crema fina sin restos de tropezones.

Servimos inmediatamente y decoramos con unos picatostes de pan tostado, aceite de oliva y un golpecito de albahaca picada.

Un vicio, esta crema es un vicio, ¡os lo aseguro!

13 thoughts on “Crema suave de calabaza

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s