Canelos (y ¡mi primera entrevista!)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nos pasa a todos, claro, pero yo no puedo remediar el relacionar olores, comidas o música con momentos felices del pasado, casi siempre de mi infancia.
Bien es cierto que sobre todo me pasa con los olores y las comidas,
y la receta de hoy es un combo de ambos: es verme entrando a aquella panadería grande, con el portón de metal y que me llegasen todos esos aromas deliciosos a pan, mantequilla, dulce… observar aquellas mesas corridas llenas de bandejas de magdalenas con la pingorota bien alta cargada de azúcar,
las galletas de máquina enfriándose en placas o las latas enormes llenas de canelos recién cortados y rebozados.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Imagino que ya lo habré comentado alguna otra vez, pero a veces pienso que ha de tener mucho que ver en mi gusto por la cocina el hecho de que mi bisabuelo paterno, mi abuela y mis tías fuesen panaderos, que en mi calle hubiese una panadería y más de un sábado por la mañana me lo pasase jugando con montoncitos de harina mientras esperábamos a que se hiciesen las carnes o los bizcochos en aquel horno gigante, o que fuésemos a comprar canelos, magdalenas y galletas a aquella panadería del portón de metal.
Qué pena, además, que hayamos perdido esa magia de meternos “en las tripas” de un horno y descubrir a los panaderos y pasteleros trabajando en aquellos panes de distintas formas siempre perfectas
y aquellos dulces con ingredientes sencillos que sabían a gloria,
nos hemos vuelto demasiado asépticos con todo.

A lo que iba, los canelos eran de mis dulces favoritos, ni bollos rellenos de chocolate con ciento un ingredientes, ni redondelitos rellenos de vete tú a saber qué y rebozados también en chocolates extremadamente dulces,
!a mí me encantaban aquellos bizcochos ligeros cortados en rectángulos, con su toque de canela y el punto justo de dulzor!
Pero un día cerraron la panadería y no volví a encontrar canelos decentes
y además, los pocos que probé sabían como todos esos
dulces abizcochados industriales, el horror.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo cierto es que, hace tiempo, me puse a buscar la receta y di con ésta,
pero hasta ahora no me había dado por llevarla a la práctica.
He de decir que cuando vi eso de “harina hasta que haga torrecilla” me acordé de mis abuelas, seguro que ellas me hubiesen dado la cantidad justa.
Pero no es difícil, id echando harina poco a poco hasta que la masa coja la consistencia adecuada, ni muy líquida ni una piedra,
¡que queremos que los bizcochitos parezcan casi etéreos!

¿Que no sabéis que son los canelos? Pues hoy os soluciono la duda =)

Ingredientes:

  • 6 huevos ecológicos
  • 250gr. azúcar moreno
  • 1/4l. leche entera
  • 1/4l. aceite de oliva virgen extra tostado y frío
  • Harina “hasta que haga torrecillas” (en mi caso, unos 320gr.)
  • 3 papelillos gaseosos completos
  • azúcar moreno y canela al gusto para rebozar

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 180º y engrasar la bandeja donde haremos la plancha de bizcocho. Yo he elegido una cuadrada altita,
tened en cuenta que sale bastante cantidad de masa.

Una vez lista, vamos a tostar el aceite, para ello vertemos el aceite en una sartén y lo calentamos con cuidado de que no se nos queme
(yo, que no había tostado aceite jamás, lo calenté en la sartén hasta que empezó a cambiar un poquito el olor, sin que llegase a ponerse tan caliente como para freir patatas), apartamos y dejamos que se enfríe
(he de confesar que lo añadí a la receta estando aún tibio,
¡no pude esperar más!).OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Seguimos con la receta:
batimos los huevos hasta que hagan espuma y añadimos el azúcar (no tenía azúcar blanquilla, de ahí que haya usado azúcar moreno), removemos otro poquito y agregamos la leche, mezclamos e incorporamos el aceite y,
como ya tenemos todos los líquidos, sólo nos queda integrar la harina
(os recomiendo tamizarla para que no queden grumos)
junto a los papelillos gaseosos.

Con la masa preparada, volcamos en la bandeja y horneamos entre 30-45 minutos. Vamos viendo que se vaya dorando nuestro bizcocho y, pasada la media hora, lo pinchamos con un palillo, cuando salga limpio es el momento de sacarlo del horno y dejarlo otros 6 o 7 minutos en la bandeja hasta que se enfríe un poco.

Mientras, preparamos un plato con azúcar y canela al gusto.
Con nuestro bizcocho atemperado, sólo nos queda cortar en porciones,
rebozar y dejar enfriar del todo.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

He de confesar, una vez más, que yo me comí un trozo aún templado y estaba… ¡es la receta perfecta de canelos!
Hoy, ya fríos y con los sabores más asentados, son pura delicia:
el bizcocho es ligerísimo, saben a los dulces de toda la vida
y me han transportado a esa panadería del portón de metal
de la que os hablaba al principio,
¿voluntarios para hacerlos? ^_^

A propósito, como os decía en el título del post, a raíz de mi intervención en el Día Internacional de los Museos, me hicieron una pequeña entrevista
que salió publicada ayer en el Diario Lanza,
os dejo por aquí la página por si os apetece echarle un vistazo =)OLYMPUS DIGITAL CAMERA

9 thoughts on “Canelos (y ¡mi primera entrevista!)

  1. La receta de los canelos me ha encantado y me la guardo!!! espero hacerla, pero la lista de pendientes sube y sube y nunca me da tiempo a hacer nada!! jajaja

    Y enhorabuena por tu entrevista!!!! a página completa!! qué lujazoooo!!! Felicidades!
    Un beso!
    Gema

    1. Gema, a mí me pasa lo mismo, tengo una listaca de recetas por hacer que crece a diario! Tendremos que sacar tiempo de debajo de las piedras para ir probando todas ^_^

      Mil gracias, lo cierto es que me ha hecho mucha ilusión y la periodista fue muy maja =)
      Un besote y mil millones de gracias por pasarte por aquí!!!!!!
      Cristina.

  2. Ahora si!! ya se lo que son..pero yo, que voy a lo mío, les llamba bizcochillos de canela..De hecho alguna vez los hacemos en mi casa..bueno, mi madre!

    Te han quedado muy bien..y de nuevo, repito, felicidades por la entrevista. Es muy bonita y muchas gracias por acordarte de mi. Es todo un detalle. :)

    Un abrazo y a seguir con estas ganas!

    1. Jajaja, yo de siempre los he llamado canelos =)
      Ya te dije el otro día, cada vez que íbamos a la panadería de los Madrid salía con una bolsa de canelos bajo el brazo, menuda zampabollos he sido toda la vida!

      Lo de la entrevista me hizo mucha ilusión, conocí a la periodista el Día de los Museos y me comentó de hacerme unas preguntillas, le dije que por supuesto, que se vea que en la provincia nos movemos y hacemos cosas, que a veces parece que aquí nadie hace nada!
      Síii, le insití con tu blog y le dije que habíamos hecho un par de recetas tradicionales para que se conozcan más las tradiciones y las recetas de siempre del pueblo.

      Y ya ves, ganas muchas, y por ahora no las pierdo!
      Besotes, y para el día 21 de junio se supone que se van a hacer cositas como las del Día de los Museos, te iré informando!!! ^_^

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s