Galletas de jengibre (sin huevo)

Jengis2

Llevo unas cuantas semanas obsesionada con el jengibre, me he recorrido un chorro de fruterías y supermercados en su búsqueda, he preguntado, re-preguntado, mirado una y otra vez, visitado tropecientas veces los sitios en los que me han dicho que traerían para Navidades… pero nada.
Y es que no quiero jengibre de polvillo, quiero la raiz fresca pero, como veis, mi búsqueda por ahora está resultando totalmente infructuosa.

El caso es que yo, que estaba intentando superar mi “jengibre-obsesión”, me topé con esta recetaca de galletas ¡de jengibre! en el FB de Mensaje en una galleta (de verdad, todo, todito, todo lo que hacen estas chicas es precioso y perfecto, ¡todas las recetas salen siempre bien!)-
así que no tuve más remedio que sacar el rodillo, los cortadores navideños y me puse a hacer galletas para comer y regalar.
Jengis3

Las primeras fueron fiasco (fiasco porque -para variar- me leí la receta por encima y me salté un paso muy importante, y el fiasco fue en cuanto a textura, que no sabor, porque nos las estamos comiendo igual que si hubiesen salido preciosas) y las segundas han quedado bastante majas, lo malo ha sido la glasa, que cuando me puse a hacerla me di cuenta que no tenía suficiente azúcar glas, eran las 12 de la noche y como que no iba a encontrar tiendas abiertas para mí. Entonces recordé mi primera toma de contacto con las galletas decoradas con glasa, en aquel taller que compartí con niños pequeños que tanto dieron la brasa. La glasa era más líquida,
las galletas quedaron más churras pero gustaron igualmente =)

Hale, galletas horneadas y reposadas, glasa lista…
¿Os apetece regalarlas estas navidades?

Ingredientes:

Galletas

  • 100gr azúcar moreno (las chicas de MEUG recomiendan azúcar muscovado, pero yo sólo tenía el azúcar teñido de moreno que encontramos en la mayoría de los supermercados)
  • 75gr miel de caña (súper fácil de encontrar, la del Ingenio de Frigiliana.
    A propósito, si no conocéis ese pueblo malagueño ¡ya estáis tardando en ir!)
  • 200gr mantequilla blandita (y no vale darle un golpe de microondas o ponerla cerca de la estufa)
  • sustituto de huevo (10gr. producto + 40ml. agua)
  • 440gr harina (tampoco os paséis, a ver si van a quedar como una losa)
  • 2 cucharaditas de canela
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 golpe de pimienta negra

Glasa

  • 1 y 1/4 “tablespoons” (7,5gr) de albúmina
    (yo uso la de Home Chef, perfecta)
  • 35gr agua
  • 250gr azúcar glas
  • 1 pelín de cremor tártaro
  • 1 chorrito de aroma (yo usé vainilla)

Como sabéis, las galletas las haremos -como mínimo- el día anterior al elegido para decorarlas, así les dejamos tiempo para que se enfríen perfectamente.Jengis4

Lo primero será pulverizar -en el molinillo o aparato que tengáis por casa- el azúcar junto a las especias (canela, nuez moscada, jengibre y pimienta) y, sobre todo, ¡que no se os olvide!, que cuando hice la primera tanda se me pasó lo de la pulverización y las galletas se me quedaron bastas y rugosas como ellas solas…

Obtendremos entonces un polvo finito al que agregaremos la mantequilla
(y mezclamos), la miel de caña (y mezclamos), el sustituto de huevo (agregamos 10gr de producto a 40ml de agua, desleímos bien, que no se queden grumos, y mezclamos), añadimos la mitad de la harina y amasamos con una cuchara para que se integre, una vez listo, echamos la harina restante,
mezclamos con las manos y volcamos a la mesa, donde amasaremos hasta conseguir una masa lisa y firme.
Aplanamos, envolvemos en papel film y dejamos que se enfríe en la nevera.

Las chicas MEUG nos recomiendan sacar cuando esté fría, estirar y volver a meter en la nevera, para que nos queden unas galletas lisitas.

Sacamos de la nevera, vamos cortando con nuestros cortadores navideños que guardamos como oro en paño de un año para otro,
colocamos en las bandejas y horneamos (en horno precalentado a 170º) durante unos 15 minutos. A mí me gusta que las galletillas se me queden siempre un poco doraditas, el tono excesivamente blanco me da sensación de que están híper crudas y se me van a romper en la mano.
Enfriamos sobre rejilla y, una vez tengamos todas frías,
las metemos en una caja de lata hasta el día que las decoremos.Jengis

*Ni se os ocurra tirar ni un gramo de masa, podéis seguir estirando, enfriando y cortando hasta gastarla toda. Las primeras quedan mejores pero
¡todas se comen y están igual de buenas!

Yo las decoré un par de días después de hacerlas,
cuando encontré tiempo, vamos.
Para ello, me puse manos a la obra con la glasa y reduje a la mitad la receta de MEUG porque -como os he dicho- no tenía suficiente azúcar glas.

Antes de nada, mezclé bien la albúmina con el cremor tártaro y la mitad del azúcar glas, añadí entonces el agua, mezclé bien (a mano, con las varillas, no me apetecía sacar el robot y liar un expolio en la cocina a las tantas de la noche), añadí el resto del azúcar y el aroma
y seguí mezclando con brío, hasta que cogió cuerpo.

Con la glasa lista (la mía estaba bastante líquida, no me hizo falta agregar más agua), añadí colorantes al gusto, metí en las mangas y ¡a decorar!
Con glasa y con sprinkles quedaron medianamente majas =)
Dejamos que se sequen bien y sólo nos queda embolsar si vamos a regalarlas o hincarles el diente si nos las vamos a comer, pero vamos, que para comernoslas no hace falta ni que las decoremos.Jengis1

Son unas galletas distintas, las especias les dan un saborcillo muy rico
y además son súper aromáticas, os lo aseguro.

¿Horneamos?

6 thoughts on “Galletas de jengibre (sin huevo)

  1. Hola!!Me encantan estas galletas del típico muñequito de las pelis americanas que nunca había probDO hasta que me vine a vivir a Nueva York donde son un must de toda fiesta navideña!!
    Me encanta tu blog, asi que te he puesto en mi blog roll para no perderme detalle!!
    Besos

  2. Qué buena pinta estas galletas! Jo, pues en mi barrio hay un montón de fruterias, de esas que abren hasta las tantas de la noche y que normalmente los dueños no son de aquí, y sí que tienen jengibre!!! Te recomiendo que vayas a una y lo compres porque no tiene nada que ver con el que venden en polvo. Además puedes aprovecharlo para ponerle un trocito a las infusiones, va genial para los catarros ahora en invierno!

    1. Buenas!!!
      Síii, yo también utilizo el jengibre fresco (cuando lo consigo) en decocciones para los catarros, e incluso cuando estoy con el estómago regular.
      Las galletas salen súper ricas, prueba a hacerlas una tarde de ésas de lluvia, que además dejan un aroma en la casa…
      Muchísimas gracias por tu visita, un besote =D

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s