Palmeras de chocolate en Madrid (I)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿A quién no le gustan las palmeras de hojaldre? Y más si son de chocolate… ¡Yumm!

Creo que las palmeras de chocolate han sido siempre de mis dulces favoritos junto con los croissants, los rosquillos fritos, las flores de Calatrava, cualquier masa dulce fermentada y… ¡buf! creo que, salvo las cosas con cabello de ángel, yema de huevo y pasteles de corte viejuno (de esos de bizcocho borracho, mucho coco, colores amarillos yemosos y guindas de colores) me gustan casi todos los dulces -y eso que soy más de salado-.

Hace tiempo descubrí el post que publicaron en Foodstorming sobre las palmeras de chocolate madrileñas y decidí que tenía que probarlas todas (y alguna más que encuentre por el camino, claro) para encontrar yo también mi favorita. Así que cada vez que voy por Madrid, intento acercarme por alguna de las pastelerías que recomiendan y me hago con un par de ejemplares para hacer la cata en compañía.

Lo malo es que mis escapadas a Madrid no son tan asiduas como a mí me gustaría, por lo que me va a costar bastante tiempo probar todas estas delicias y decantarme por una clara vencedora…

En las últimas ocasiones que anduve por la capital me hice con estos tres ejemplares:

La Duquesita

Sigo a Oriol Balaguer en redes sociales y, desde que me enteré que se quedó con la Duquesita, tenía ganas de ir a ver la pastelería y pillar alguna cosa para probar.
La excusa esta vez fueron las palmeras, pero he de volver con tiempo para degustar las delicias que vi en sus expositores y, en Navidad, a comprar su conocidísimo panetonne.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me pilló en Madrid en domingo, salí bien temprano por las calles aún casi vacías del centro hasta llegar a Fernando VI, compré mis ejemplares chocolateados mientras me embelesaba con el encanto antiguo del local ¡y salí corriendo! (me esperaban en la Feria del Libro)
Empezaba a hacer calor, así que me pasé todo el camino hasta el Retiro escondiéndome del sol para que mis palmeritas llegasen sanas y salvas.

Y llegaron bastante bien, la verdad, y nos las comimos sentados tranquilamente en un banco a la sombra…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El hojaldre es fino y con marcado sabor a mantequilla, chocolate con su punto justo de dulzor y tamaño perfecto para un momento de desquite de dulces. Nos encantó, sobre todo, que supiese a mantequilla y chocolate ya que, parece mentira, pero nos hemos acostumbrado a los sabores de fábrica y todo tiene el mismo gusto plano y soso, a azúcar, endulzantes, saborizantes pobres y punto pelota.

Disfruto mucho cuando descubro que aún hay gente que sigue creando con ingredientes de verdad y hasta me emociona, porque vuelvo a recordar tiempos pasados (y eso que no soy tan mayor) cuando el pan sabía a pan y los croissants a mantequilla.

Mallorca

Había leído muchas cosas buenas de las pastelerías Mallorca en blogs y redes sociales y tenía grabada la imagen de su palmera extra chocolateada en la mente.
Me acerqué a la tienda que tienen en la calle Génova y salí con dos palmeras grandes y un paquete con un chorro de palmeritas minis para compartir con los compañeros del trabajo.

Hojaldre etéreo, sabor a mantequilla también, puntas de chocolate más dulce y relleno de chocolate más amargo, ¡bomba perfecta para mí!.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A todos los que las probaron les encantaron, hablaron también del sabor a mantequilla y a chocolate (al final todos echamos en falta los sabores reales) y eso que también las compré en día de sol de justicia, tropecientos recorridos por la capital y sufrimiento por mi parte por si se convertían en un amasijo derretido.

Horno Diadema

Tropecientas veces que habíamos pasado por la calle Espíritu Santo y nunca se nos había ocurrido entrar al pequeño horno…
El día que fui a por las palmeras me topé con muchos clientes del barrio haciendo sus compras para el desayuno, ambiente distendido y las chicas que atendían muy agradables.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las de Diadema son las más económicas de las tres palmeras que hemos probado hasta ahora, también compartidas -para ser justos y ecuánimes a la hora de decidir cuál es la palmera que merece la nota más alta (al estilo jueces de los Juegos Olímpicos)- y a todos nos resultaron las más normalitas. Tamaño bastante grande, eso sí, pero el hojaldre algo seco, chocolate correcto y poco sabor a mantequilla =(

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y hasta aquí la primera ronda, en cuanto vuelva a poner un pie en Madrid voy a la búsqueda “palmereña” para seguir con el ranking…

Así da gusto hacer un ranking, ¿no creéis? ;)

2 thoughts on “Palmeras de chocolate en Madrid (I)

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s