Cita quesera en Madrid: Rocklette y Cultivo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(Y, como artista invitada, la epi del Horno de Babette)

Creo que en alguna ocasión os he comentado que, además de ser una amante (bandida) del queso, ¡ahora trabajo con ellos! así que mi nevera está plagada de cuñas y trozos de tropecientos tipos de queso de aquí y de allí, de oveja, de vaca, de cabra, artesanos, menos artesanos, azules, curados, añejos…
Aún estoy muy en pañales con esta nueva faceta laboral, me gustaría aprender y conocer mucho más sobre este fascinante mundo de las coagulaciones, curaciones, leches o cuajos, así que ando a la búsqueda de buenos manuales sobre el tema mientras llega el momento en que pueda participar en algún curso de elaboración (por ejemplo, los que imparte Rubén Valbuena, de Granja Cantagrullas).

Ya sabéis -también- de mi pasión por Madrid y mi gusto por descubrir nuevos sitios que visitar durante mis esporádicos viajes a la capital. Los que hoy os muestro llevaban en mi lista mucho tiempo y llegan cargados de aroma y sabor a queso y, aunque la lógica dictaba que primero debería haber conocido Cultivo y después acercarme por Rocklette, yo lo hice al contrario: primero a probar los sandwiches rockletteros y, después, a un taller de cata y de compras a Cultivo =)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Rocklette es uno de los muchos e interesantes proyectos que han desarrollado los cracks de Cultivo: un pequeña parada en el Mercado de Vallehermoso donde degustar raclettes, tostas y sandwiches elaborados con algunos de los quesos que venden en la quesería de la calle Conde Duque. Breve carta (no se necesita más), perfecta para tomar algo delicioso y regalarte un descanso después de haberte dejado arrastrar por las prisas y el bullicio madrileños.

Llegamos en día de concierto, así que el mercado estaba lleno, pillamos mesita de casualidad y echamos un ojo a la pizarra… sandwich, grilled sandwich y dos cañas de cerveza madrileña “La Virgen”.
Ricos no, ¡más!, tanto el pan, como el queso, como los ingredientes que lo acompañan, combinación perfecta, sabrosísimo.
Y volveremos a probar la raclette, y me temo que nos vamos a enviciar como con los sandwiches.

Atención estupenda por parte del chico que no paraba de hacer sandwiches en la pequeña plancha del local, tardamos cero coma en poder degustarlos pero, mientras, yo me escapé a conocer otro proyecto del que fui alumna antes de que se lanzasen a crear la panadería: El horno de Babette.

Aunque el obrador lo tienen en Joaquín Lorenzo, cuentan también con un par de “sucursales” en otras localizaciones de Madrid, una de ellas en la calle Ramón de Santillán y la otra en el Mercado de Vallehermoso, así que fui de cabeza a probar los panes de Bea y su equipo. Me atendió Valle, un encanto, estuve hablando con ella de mi experiencia como alumna de Bea y las ganas que tenía de visitarles. Me llevé una epi y brownie, y no os digo cómo estaban ambos… ¡tenéis que probarlos!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y, meses después -estando de vacaciones y contando con que un día lo dedicaría a subir a Madrid a perderme por el centro- tuve la inmensa suerte de conseguir plaza en el último taller de cata de quesos de pasta blanda organizado por la Quesería Cultivo.

Cultivo es el proyecto en Madrid de tres familias de queseros artesanos, está ubicada en la calle Conde Duque y cuenta con tienda y taller donde imparten cursos y catas.

Llegué con tiempo de sobra y entré a la tienda, conocí a Mónika y, mientras me perdía entre las enormes piezas de cheddar y gouda del mostrador, me fue explicando cada una de las variedades que ofrecen, degustando varios de ellos, volviéndome loca entre tanto queso…

cultivote

El taller de cata lo impartió Álvaro, de La Jarradilla, genial experiencia y geniales las explicaciones, nos ayudó a conocer cada uno de los proyectos que hay tras los quesos que degustamos y nos habló del proceso de elaboración y creación de cada uno de ellos.
Os recomiendo que, si tenéis posibilidad, os escapéis a uno de sus talleres, me encantó la experiencia y estoy deseando poder repetir.

Antes de salir del paraíso cargué con varios ejemplares para casa: Iniesta Manzanaro (queso de mi tierra, herenciano y manchego, curado de leche cruda de oveja con un sabor… ¡mmm! artesano, intenso, una delicia), Torrejón de Cantagrullas (pasta blanda, leche cruda de oveja y encenizado, se come sólo, suave y riquísimo), Brabander de L’Amuse (gouda de cabra con el que te envicias y no paras, absoluto descubrimiento) y mantequilla de La Jarradilla (¡Esto sí es mantequilla! Qué sabor, qué delicia, tenéis que probarla sí o sí).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Organizando estoy mi próxima parada por Madrid para seguir descubriendo lugares chulos donde comer y comprar, y para caer de cabeza de nuevo en algunos como los que hoy os he mostrado, que ya me he acabado todos los quesos que traje y sé que desde hace unos pocos días cuentan con gamoneu entre la selección de la tienda… ;)

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s