Hogazón de aceitunas kalamata, aceitunas verdes y albahaca fresca #worldbreadday2016

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Pan, por fin, pan!
Me apetecía tanto hacer pan… pero siempre lo postergaba por falta de tiempo, de ganas y por los últimos fracasos panarras en el mini horno, hasta que el otro día leí en algún sitio que hoy, día 16 de octubre, es el Día Mundial del Pan.
Recordé entonces mis dos participaciones en este evento hace años, con otro mini horno al que le tenía cogido el punto y con el que los panes me salían medio regular, así que me he liado la manta a la cabeza y he sacado las harinas, la levadura (no me daba tiempo a activar la masa madre que duerme plácidamente en la nevera), las rasquetas, los banetones y una receta base sencillísima que ya utilicé en mi primer World Bread Day pero con ingredientes nuevos para aderezar el pan: aceitunas kalamata, verdes ecológicas y unas ramitas de albahaca fresca.

world-bread-day-october-16-2016

Por aquí os dejo mi aportación, no es el mejor que hago (sigo siendo bastante mala en estas lides) pero estoy contenta porque he ido controlando las resistencias del horno y la temperatura para conseguir que crezca, se medio abra la greña y no se me hunda como en anteriores ocasiones.

Una vez más, os animo a hacer pan en casa, a llenar la cocina de harina, a aprender a amasar, a observar cómo crece la masa mientras leva, cómo huele cuando se hornea, cómo cruje cuando lo abres, cómo sabe un pan hecho con ganas y cariño…
¡Feliz Día Mundial del Pan! ¡Happy World Bread Day! =)

Ingredientes:
350gr harina blanca de trigo ecológica
150gr harina integral de trigo ecológica
395gr agua filtrada
2gr levadura seca
12gr sal rosa del Himalaya
120gr aceitunas kalamata y verdes troceadas
un manojito de albahaca fresca picada
aceite de oliva virgen extra (para enaceitar el bol)

Como ya os comentaba, al animarme a hacer pan a última hora no he tenido tiempo de preparar la masa madre ni de experimentar demasiado, así que he echado mano de una receta base muy sencilla, no tenéis excusa para experimentar en la cocina ;)

Lo primero, pesamos y mezclamos las harinas con el agua y lo dejamos durante una horita en un bol cubierto. Este proceso se llama autolisis.

Pasado este tiempo, añadimos la levadura a la masa y unimos bien, una vez listo, agregamos la sal y volvemos a amasar para que quede bien mezclada.
Con ambos ingredientes integrados en nuestra masa, la volcamos en la encimera y comenzamos con el amasado.
Ya sabéis de sobra que yo utilizo el amasado francés porque suelo hacer masas con hidratación alta, así que he comenzado con unos 5 minutos, reposo, otros 5 minutos, reposo y otra breve palicilla para terminar, ya que la masa estaba súper manejable, elástica, firme y bien lisita al bolearla y darle forma.

Si no lo tenemos preparado de antemano, es el momento de deshuesar (si es el caso) y cortar las aceitunas en trocitos generosos (retirad el exceso de humedad de las aceitunas) y mezclar con la albahaca fresca recién picada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estiramos entonces nuestra masa, aplanamos con los dedos y añadimos la mezcla. Cortamos la masa a la mitad con la rasqueta y depositamos un trozo encima de otro, como si fuese un sandwich, volvemos a aplanar con las manos (incrustando bien los tropezones de aceituna) y cortamos una vez más haciendo de nuevo un sandwich. Boleamos e introducimos nuestra masa en un bol enaceitado, tapamos y dejamos reposar en un sitio templado (mi masa ha estado reposando tres horitas, cada hora le he echado un ojo y le he hecho unos pliegues para tensarla).

Una vez ha doblado volumen, volcamos de nuevo la masa en la encimera, la desgasificamos, preformamos y la dejamos reposar otros 15 minutos.
Aprovechamos entonces para enharinar el banetón donde reposará durante el segundo levado.

Pasados los quince minutos, damos la forma definitiva -que quede bien tensa- y dejamos en el banetón cubierto (o en el horno apagado) durante una hora u hora y media (en mi caso, una hora y poco). Vamos observando y, una media hora antes de que esté lista nuestra masa, precalentamos el horno a 250º y colocamos una bandeja de piedras volcánicas en el fondo. Cuando veamos que la masa ha crecido lo suficiente realizamos la prueba de la huella para salir de dudas. Tendremos lista agua hirviendo que verteremos sobre la piedra volcánica para crear vapor, volcamos la masa en una bandeja de horno con papel de hornear, greñamos y ¡a cocer!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Horneamos durante 40 o 45 minutos, controlando en todo momento la humedad y la temperatura, y sacaremos nuestro pan cuando haya cogido buen color (a mí se me ha tostado un poquillo de más) y, al golpear con los nudillos en la base, suene hueco.

Lo dejamos reposar sobre una rejilla hasta que se enfríe y ¡listo!
Hoy tenemos para acompañar la comida una buena hogaza casera que huele que alimenta y que me ha ayudado a romper la malísima racha panarra de la que os hablaba.
Creo que es el momento de volver a hacer pan ^_^

Guardar

Guardar

Guardar

2 thoughts on “Hogazón de aceitunas kalamata, aceitunas verdes y albahaca fresca #worldbreadday2016

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s