Descubrimiento gourmet: #Urbanbites

Cada vez existen más iniciativas de este tipo, ya sabéis: cajitas de suscripción con novedades en alimentación, cosmética (hay algunas con una pinta muy, muy buena), productos ecológicos y veganos (me encantan también) e incluso las hay para nuestros peluditos…

Hasta ahora ninguna me había atraído lo suficiente como para probar -sobre todo en las de alimentación, al final acabas encontrando muchos de esos productos en las estanterías del súper a no mucho tardar- pero, en este caso, ¿quién podía resistirse a una caja de madera envejecida preciosa y llena de cosas ricas para comer y beber, llegadas desde cualquier punto de Europa, súper originales y difíciles de encontrar?, ¿cómo no suscribirse?
logo-intro

Así es, hace unas semanas me llegó la newsletter de Carmen, del blog Mi low cost (y a la que sigo hace tiempo), en la que nos descubría Urbanbites, el proyecto de María y Daniel, una pareja con mucho estilo y gusto que quiere acercarnos todas esas delicias que acaban viniendo en nuestra maleta -en mi caso, por lo menos, es llegar a cualquier sitio y meterme las tiendas de alimentación a descubrir la gastronomía del lugar- cuando nos vamos de viaje a recorrer mundo ¡pero sin salir de casa! Sigue leyendo…

Guiso de garbanzos con langostinos

Con el frío y la lluvia de estos días, he llegado a casa del trabajo helada y con muchísimas ganas de comer platos calientes de cuchara, con su caldo rico, sus legumbres… de entre todas, mi favoritos son los garbanzos y pensé en hacerlos con calamares o sepia -otra receta que me encanta-, pero tenía langostinos en casa, así que no encontré excusa posible para no prepararlos.

Como siempre os digo, sacad ratos para cocinar.
Solemos llegar súper cansados del trabajo y las mil y una faenas que nos vamos marcando, muchas veces sólo apetece abrir la nevera y comerse medio bote de aceitunas, unas lonchas de jamón, un par de rebanadas de pan y un yogur por no perder tiempo y no ensuciar de más, pero eso podemos hacerlo un día de prisa extrema, el resto hemos de comer como lo hacíamos de pequeños: comida real, cocinada en casa, con alimentos reales e intentando saborearla y disfrutarla con calma.
Yo suelo dedicar el domingo o varias tardes a la semana para preparar las comidas de la semana, os aseguro que con un poquito de organización es suficiente ;)

Y volviendo a la receta: con casi todos estos guisos y potajes lo suyo es hacer cantidad de más y que nos sobre de un día para otro, ¡que está más rico aún! Seguir leyendo…

Berenjenas rellenas “a la griega”

Hace unos días preparé esta receta con la intención de participar en un concurso,
pero quedó tan rica y es tan sencilla que me pareció mejor publicarla aquí para que quedase perenne y por si alguien se anima a probar ;)

Y es que, además, hace casi un año que estuvimos en Atenas, tenía berenjenas recién compradas y una cuña de feta D.O. curado 6 meses en barrica que estaba deseando cortar,
de ahí el apodo de “a la griega”.
Para mí fue el momento perfecto para echar un buen rato entre fogones, recordando los paseos por Plaka y Monastiraki, el bullicio del mercado ateniense, las tiendas de alimentación de las callecitas cercanas, las vistas desde la Acrópolis y el Licabeto, los restaurantes donde disfrutamos de la gastronomía griega…
En fin, nos quedó tanto por ver, comer y pasear, ¡habrá que volver!

beren4marca

Como veréis, aunque en casi todas las recetas de berenjenas rellenas nos indican que hay que asarlas para después sacarles la pulpa, en mi caso lo que suelo hacer es cortarlas a lo largo por la mitad y escaldarlas en agua con sal, así toda la berenjena queda súper tierna y se come enterita (bien lavada siempre, eso sí).

Elegid siempre unos buenos ingredientes y dedicad un ratito a cocinar,
¡estas berenjenas merecen mucho la pena! Sigue leyendo…