Estofado de pavo y setas

Al leerla, esta receta os sonará a otoño total, sentiréis incluso el aroma, con las setas, champiñones, el tomillo…
Pero no, estamos en plena primavera y algunos días pasados incluso rozando temperaturas veraniegas, quizá para muchos ya es tiempo de echar mano de elaboraciones más rápidas y frescas, nosotros en casa no nos resistimos a comer calentito, rico y darle a la cuchara, es algo que nos encanta.

Y como había comprado un par de solomillos de pavo y no me apetecía plancha, eché un ojo a la nevera, fui sacando cosas y se me ocurrió este plato sabroso,
¿os animáis con él?

Ingredientes (para dos personas):
300gr solomillo de pavo*
1/2 cebolla grande
1/2 pimiento verde
2 dientes de ajo morado
1 zanahoria
150gr setas variadas congeladas
6 champiñones portobello
aceite de oliva virgen extra
1 vaso de agua
vino blanco (al gusto)
tomillo
pimienta blanca
sal marina

*A la hora de cocinar las carnes de pavo y pollo guisadas -aunque puedan quedar algo menos jugosas- me gustan los cortes libres de hueso, tengo una manía desde pequeña y es que aquello de encontrarme huesitos rotos en el pollo tomatero y demás recetas caldosas me ponía de los nervios y ya no comía a gusto.

Estofado

Comenzamos nuestra receta preparando las hortalizas para el sofrito, para ello pelamos y cortamos el ajo y la cebolla en daditos pequeños, lavamos y troceamos el pimiento y la zanahoria, una vez tengamos todo listo, lo vamos pochando en la sartén con un buen chorreón de aceite de oliva.

Mientras, trocearemos el solomillo de pavo en dados grandecitos y lo salpimentamos, lavamos también los champiñones portobello y los partimos en cuatro trozos y preparamos las setas que previamente habremos descongelado.

Una vez el sofrito está casi listo, añadimos el pavo y le damos un par de vueltas para marcar la carne, agregamos entonces las setas y los champiñones, salteamos brevemente y aderezamos toda la mezcla con un chorrito generoso de vino blanco.
Cuando se haya consumido el alcohol, sólo nos queda añadir el vaso de agua, espolvorear bien de tomillo, corregir de sal y dejar que se cocine nuestro guiso a fuego medio-bajo -impresionante el olorcito, ya veréis-.
Unos 15-20 minutos y ya tenemos nuestro rico estofado =)

Yo lo preparo la noche de antes y al día siguiente, al haber reposado, los sabores son más intensos. También suelo añadir algo más de tomillo a la hora de servirlo y lo acompaño de una patatita cocida no muy grande (cocinada la noche anterior y recalentada a día siguiente, así tenemos un delicioso almidón resistente).
A propósito, si queréis que quede una salsa más espesa podéis añadirle una cucharadita de harina y remover bien para que se deshaga, a nosotros nos gusta con el caldo más claro.

Estofado3

¿Quién dijo que cocinar era complicado y que no tenía tiempo para ello?
¡Nos leemos!

Anuncios

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s