Bizcochitos de limón y lavanda

 

Han pasado muchos meses y quizá ya no lleguen a nadie mis publicaciones, es igual, este fin de semana me apetecía volver al dulce, al blog y, si salía bien la receta, poder compartirla con vosotros.

Todo comenzó porque encontré una bolsa de flores de lavanda que compré hace tiempo para infusionarlas (me encanta el aroma y el sabor de la lavanda) y pensé en bizcocho de limón y lavanda, busqué recetas en mis libros de repostería inglesa -es un dulce bastante típico para tomar con el té- pero no me convencía ninguna de las que tenía… entonces recurrí a San Google y localicé ésta de Bake your day que he seguido al pie de la letra (salvo en un par de detalles mínimos) porque quería que no hubiese errores y pudiera formar parte de mi cuaderno de recetas particular, ésas a las que recurrir cuando no hay ni tiempo ni ganas de experimentos.

La verdad es que la receta es un acierto, el bizcocho queda suave, esponjoso, con un delicioso sabor a mantequilla, dulzor justo y, sólo una pequeña pega para mi gusto: le falta acidez y notar un poquito más la lavanda, así que la próxima vez le voy a añadir algo más de zumo de limón y de flores, para potenciar ambos.

Esta receta la podéis hacer en el típico molde para plum cake, yo preferí usar una bandeja que compré en lidl hace tiempo y de la que salen 6 mini plum cakes. En esta ocasión han salido 5, colmé bastante los huecos porque odio los bizcochos bajos: me encanta que bizcochos y magdalenas salgan con copete y rasguen la masa mientras se cuecen, son más bonitos así.

Ingredientes:

Para los bizcochos
1 1/2 cups de harina de trigo blanca (una ‘todo uso’, vamos)
1/4 tsp. polvos de hornear (la ‘levadura’ royal)
1/8 tsp. bicarbonato
1/4 tsp. sal marina
1/2 cup mantequilla blanda (elegid siempre marcas buenas, el sabor se nota y mucho)
1 cup azúcar blanquilla
3 huevos camperos
3/4 cup yogur natural
1 Tbs. zumo de limón ecológico
1 tsp. extracto de vainilla (yo siempre uso el orgánico de Nielsen-Massey)
ralladura de 1 limón ecológico (si no tenéis tiendas ecológicas cerca, en Lidl suelen tener todo el año)
1 Tbs. flores secas de lavanda (¡comprad de las que sirven para alimentación!)

Para la glasa
zumo de 1/2 limón ecológico
100grs. azúcar glas

*Las cups, las tablespoons y las teaspoons: En internet hay conversores que os solucionarán la vida si no tenéis en casa estos artilugios, yo compré todas estas herramientas hace muchos años en la tienda que tenía Ingrid Blacha, justo cuando empecé a apuntarme a cursos de repostería como si me fuese la vida en ello.
Hoy en día las encontráis en todos sitios y son baratitas, por si queréis seguir ampliando el ajuar cocinero ;)

Bizcocho1

Paso a paso:

Como siempre, comenzamos precalentando el horno a 165º (calor arriba y abajo y sin ventilador) y engrasando con mantequilla el o los moldes que vayamos a utilizar.

En un bol mezclamos la harina junto con los polvos de hornear, el bicarbonato y la sal, reservamos.

Por otro lado, batimos (con varillas mejor que mejor) la mantequilla blandita hasta que se vaya formando una crema, añadimos el azúcar y seguimos batiendo, añadimos entonces los huevos, uno a uno (no echamos el siguiente hasta que el primero no esté bien unido).

Bizcocho2

Una vez que tengamos lista la masa agregamos el bol de los ingredientes secos, mezclamos con una espátula y añadimos ahora el yogur, mezclamos, es el turno del zumo de limón, el extracto de vainilla y la ralladura de limón, volvemos a unir bien con la espátula. Por último, espolvoreamos las flores de lavanda y mezclamos.

Vertemos con cuidado en el molde que hayamos elegido y horneamos a 165º durante 30 o 35 minutos, id comprobando cómo va cociendo y pinchadlo con un palillo cuando le queden pocos minutos de cocción para ver si está hecho (ya sabéis: palillo limpio, está cocido, palillo manchado, le falta aún). Mis bizcochitos estuvieron listos a los 35 minutos, los saqué del horno, los dejé 7 u 8 minutos en el molde y, pasado este tiempo, los desmoldé y los dejé enfriar sobre rejilla.

Una vez fríos, les preparé una glasa clarita para potenciar el sabor a limón y los bañé ligeramente con ella.

Bizcocho3

 

Estos bizcochos fueron directos al postre de una comida familiar y, además de que volaron, todos los comentarios fueron más que positivos.

Receta para repetir, sobre todo ahora que comenzarán las tardes otoñales en las que apetece tomar un té o un café caliente mirando cómo cae la tarde a través de la ventana…

Nos leemos pronto =)

Anuncios

¿Me cuentas algo? =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s