Mejillones con salsa de tomate

Ayer pasé por el súper y el pescadero me ofreció mejillones gallegos y yo, que nunca puedo negarme a un mejillón que fala galego, me los traje a casa pensando cómo cocinarlos esta vez.

Normalmente los comemos al vapor con limón -este bivalvo no necesita mucho aderezo para estar delicioso- pero me apetecía guisarlos un poquito… será que ha bajado algo la temperatura, será el (odioso) cambio de hora de hoy, será que estoy en ‘modo otoño’ desde hace semanas (aunque aún vayamos casi que en manga corta), pero me apetece caldo, cuchareo y guisito caliente, me lo pide el cuerpo.

Aprovechando que tenía un bote de passata abierto de hacer asadillo (receta próximamente), hoy los vamos a comer en salsa de tomate, para mojetear pan.
Los míos ya están listos y no os digo cómo huelen,
tomad nota que os da tiempo a prepararlos, ¡la receta es rápida cual rayo! Sigue leyendo…

Anuncios

Recetas con olla lenta: Lentejas

Tengo que confesar un secreto, ¡de pequeña odiaba las lentejas!
Siempre ha sido una legumbre que no me gustaba nada, recuerdo llegar del colegio y encontrarme el plato en la mesa… sólo el olor del guiso me revolvía las entrañas, ¡qué manía les tenía!
Mi madre repitiéndonos la cantinela “lentejas, si quieres las comes y si no las dejas” o “lentejas para las viejas” y nosotros rezongando, pidiendo otra comida para ese día, pero nunca teníamos escapatoria, había que comerlas sí o sí, enmascaradas con litros de vinagre, llenas de trozos de queso o con pedacitos de pan flotando en el plato para intentar que pasaran sin ni siquiera saborearlas, sólo deseando que se acabase aquel mejunje interminable.
Mi madre las hacía viudas (sólo con verduras) o con acompañamiento cárnico normalmente suavecito: pollo, jamón o algún trozo de panceta fresca. En casa nunca hemos sido de guisos pesados cargados de chorizo, tocino a discreción o morcilla, la textura grasa en los caldos no nos entraba demasiado bien.

Lentejas3

Y hace unos días mi chico me dijo que quería comer lentejas, así que cedí, las tomamos poco y casi siempre en ensalada, pero él las quería guisadas y con su compango, era el momento de ponerse manos a la obra…

Éstas están cocinadas en olla lenta, todo un invento, la compré en la tienda Casa porque sacaron una oferta muy maja y me costó bien poco, la suelo usar para cocer pulpo, hacer cocido, caldo de huesos, carnes y algún otro guiso de legumbres, y he de decir que las lentejas han quedado también deliciosas (sí, ahora me las como sin rechistar, como muchos otros alimentos que antes no me gustaban y ahora son básicos en mi cocina. Es lo que tiene hacerse mayor y aprender a apreciar los sabores ^_^).

Se nota la cocción lenta, a fuego bajo, no hay nada como darle tiempo a los guisos. Y es que en la sociedad de las prisas volver a la lentitud es un regalo, aprovechémoslo hasta cocinando.

Os dejo la receta por aquí, por si también tenéis una ollita de éstas por la cocina y queréis seguir sacándole rendimiento, aunque en la cacerola (o incluso en olla exprés) también quedarán deliciosas, como todo lo que se cocina en casa con ingredientes ricos y con amor =) Sigue leyendo…

Pastel mediterráneo de berenjena

Os preguntaréis, ¿pastel mediterráneo? ¿a qué viene ese nombre?
Y es que ayer, mientras lo preparaba para comérnoslo hoy al llegar del trabajo, decidí que mi pastel de berenjena iba a llevar este apellido ya que los ingredientes que he utilizado no pueden ser más de estas tierras del sur de Europa: berenjenas, tomates, albahaca, champiñones, ajo, aceite de oliva y mozzarella de búfala.
La combinación es perfecta, me ha recordado a un platillo de berenjenas que nos sirvieron en un pequeño restaurante de las calles aledañas al Panteón romano, también a algunos de los entrantes que degustamos en Atenas y, como no, a las recetas que suelo elaborar en casa, cargaditas siempre de alimentos ricos de la cuenca mediterránea.

Como decía, la receta está preparada la noche de antes y sólo hay que darle un calentón en el horno al llegar a casa. Lo sé, me repito muchísimo, pero nunca hay excusa para comer sano y casero, sólo hace falta organizarse un mínimo ;)

beren1mar

Y, ahora, vamos con la lista de ingredientes y la preparación, probad este pastel y me contáis… Sigue leyendo…

Arroz negro

Una vez más, y aprovechando que es festivo en Castilla La Mancha (ya veis que últimamente sólo me aplico con el blog cuando tengo días libres… el trabajo y las tareas diarias no me dejan con muchas ganas de encender el ordenador), publico esta receta de arroz que solemos preparar muy asiduamente.

En casa somos unos locos del arroz negro y, desde que descubrí la receta de Esbieta, la tuneo con lo que tenga por la nevera pero la cocino a su manera ya que siempre, siempre sale delicioso y se hace en muy poco tiempo (otra receta para los que dicen que no cocinan porque tienen demasiada faena, no quieren perder ni un minuto en la cocina y se tiran a los platos preparados listos para calentar).

No me voy a enredar con historias ni explicaciones, aquí hemos venido a hablar de este arroz y lo que queremos son los pasos rápidos para prepararlo hoy mismo, id tomando nota… Sigue leyendo…

Recetas manchegas: Asadillo de judías verdes

Hoy es el día de nuestra región, Castilla La Mancha y, además, este año coincide con el comienzo de los actos en conmemoración del Santo Voto, la festividad más antigua y con más arraigo de Puertollano.
La tradición se remonta a mediados del siglo XIV, más concretamente al año 1348, la peste negra asolaba Europa y en nuestra localidad aparecieron los primeros contagios, a las pocas semanas sólo quedaban trece vecinos* que, temerosos de sufrir la mortal enfermedad, prometieron un voto: “sacrificar todos los años unas vacas a los ocho días de la Ascensión si la enfermedad cesaba, haciendo una comida para repartirla a todos los habitantes del pueblo”**

pliego_santo_voto
*Imagen extraída de la web del Ayuntamiento de Puertollano

Como veis, aquellas trece familias se salvaron de la peste bubónica, de ahí que vengamos celebrando el Voto casi sin interrupción desde entonces.
Hoy comenzará el reparto de los panecillos consagrados y, por la noche, el encendido de las calderas donde se cocina el “voto”: un guiso de patatas y carne de vaca que a la mañana siguiente se reparte a todo aquel que pasa por la explanada de la Ermita de la Virgen de Gracia.
Tengo muchos recuerdos de esta festividad: el olor del guiso, las mujeres pelando patatas, mis convecinos haciendo cola con sus ollas esperando la comida, la leña ardiendo, los bollos de pan, los grupos de folcklore bailando y cantando…

Y, siendo también el Día de la Región, lo suyo es celebrarlo como siempre hacemos en este país: ¡comiendo y bebiendo! ;)
Las calles se llenan de gente, vino o cerveza en mano, apostados en las terrazas de los bares -ya existentes o montadas para la ocasión-, la música a todo trapo, las comidas populares y los platos de migas, gachas, caldereta, pisto, asadillo, berenjenas de Almagro, queso o jamón corriendo como la pólvora entre los grupos de amigos.
Luego un heladito de Morán o Romero, y el café o la copa en el Plazolete Patón o la calle del Puerto y para casa más contento que unas castañuelas.

Por mi parte, para conmemorar que soy castellana y manchega (aunque muy del sur de La Mancha), quería compartir esta receta humilde y sencilla, típica de los meses de verano, cuando las huertas de la comarca están en todo su esplendor y se preparan platos de hortalizas y verduras frescos en cantidad y que nos permiten comerlos en varios días.
En mi zona es muy común el asadillo de pimientos rojos asados, una delicia, pero también es muy del Campo de Calatrava (Argamasilla, Granátula, Calzada, Aldea del Rey, Valenzuela…) este asadillo de judías verdes que, acompañado de un huevo frito y un trozo de pan moreno, cae al estómago como ‘gloria bendita’.
Preparáis una buena sartenada, dejáis que repose de un día para otro y a ir tirándole.
Probadlo y me contáis. Sigue leyendo…

El hornazo de mi bisabuelo

Mi bisabuelo Vicente era panadero y, como casi siempre pasa, las gentes de las que podemos aprender muchas cosas se van antes de que puedan transmitirnos de viva voz sus conocimientos.
Al trabajar con él en la panadería, mis tías y mi abuela sabían de memoria sus elaboraciones, y es que es lo que tiene conocer las masas y trabajarlas a diario, no necesitas cantidades fijas ni -muchas veces- libretilla, al final la experiencia te dicta cuánto de esto o aquello hay que darle a esa masa para crear un buen pan o unas magdalenas divinas; aunque algunas de esas mezclas las fueron apuntando en trozos de papel, algunos de ellos (muy pocos, los de mi abuela cuando los anotó para mi madre) los guardo yo hoy como el tesoro familiar que son.

La receta del hornazo no la tenía hasta hace unos días, mi prima Elena me la pasó y yo ya la tengo guardada a buen recaudo para repetir su elaboración y enseñarla a las futuras generaciones que, como yo, tengan en los genes esta vena de harina y agua, fermentaciones largas y amasados a mano.

Me hubiese encantado conocer a mi bisabuelo Vicente y aprender de él en su panadería, entre artesas, sacos, pesas, leña para el horno y mesas de madera. También hubiese querido que mi abuela me enseñase sus habilidades y sus trucos (dice mi tía Vicenta que amasaba dos panes a la vez), ponernos las dos en la cocina a practicar esta maravillosa herencia familiar… En fin.

Hornazo1

Y, sí, hoy es el día del Hornazo en Puertollano, se ha levantado nublado pero ahora ha salido el sol, así que seguro que muchos nos iremos al campo a merendarnos esta torta dulce con un buen chocolate.

Según Delgado Bedmar, esta tradición local se asociaría al domingo de Quasimodo, celebrado el domingo siguiente a la Pascua de resurreción y que aludía a una renovación del bautismo y del hombre tras la Semana Santa.
En Puertollano se festejaba acudiendo en procesión a una ermita, la de San Andrés, sita en Arroyo de la Higuera, donde los franciscanos se encargaban de mantener esta tradición y de los actos religiosos tras los cuales se consumía el hornazo, “una torta compuesta de harina, aceite, huevo y azúcar, y que va coronada generalmente con uno o varios huevos cocidos y fijados con un lazo de la misma masa, horneándose en su conjunto y bañándose con una mezcla de clara de huevo y azúcar, pudiendo decorarse luego con anises o azúcar glass”*

Hoy en día no tiene estas connotaciones religiosas y, como otras tantas celebraciones, van cayendo en el olvido. Pero aún quedamos irreductibles que nos negamos a perderlas, así que seguimos -año tras año- conmemorando todas estas tradiciones y costumbres que conforman el patrimonio inmaterial de nuestro pueblo.

Para esta tarde ya no os da tiempo, pero os aconsejo que elaboréis esta receta de varios días (aunque también se puede hacer con el método directo, ¡ojo!), con un buen amasado y formado la miga es puro algodón y conserva ese sabor a dulce de siempre, os lo aseguro. Sigue leyendo…

Recetas de vigilia: Torrijas

Acabo hoy domingo la serie de recetas de vigilia (aunque ya no lo sea) y así tenerlas todas bien localizadas para próximos años y próximas búsquedas.
Y no podía acabar la Semana Santa sin una fuente de torrijas en la cocina, esperándonos para pegarles un mordisquito después de comer, con el café de la merienda, para desayunar…

Imagino que este dulce típico está presente en todas las casas para estas fechas, en la mía no ha faltado nunca desde tiempos inmemoriales, si no las hacía mi madre, las hacían mis abuelas, mi tía Vicenta también solía llegar a casa de mi abuela con sus sempiternas torrijas de vino y ya, de más mayores, mi hermana y yo no las perdonamos ningún año =)
Las torrijas que nos gustan en casa son las de leche rebozadas en azúcar y canela, actualmente hay ochocientas mil versiones a cada cual más innovadora y original o, como comentaba, las otras versiones clásicas de vino, miel, nadando en leche… pero, para una vez al año que me como una torrija, yo me quedo con éstas.

Torrijas2

Echad mano a la bolsa del pan, que seguro que tenéis restos de barras duras (aunque yo he tenido que comprar el pan ex profeso, sabéis que adoro el pan, pero también he reducido muy mucho su consumo y primando siempre los panes de calidad, los que encuentro a mano que no llevan una lista de ingredientes más larga que el Quijote o los que hago yo en casa), ésta es una receta muy fácil y totalmente de aprovechamiento, ¿quién no tiene huevos, leche, un bote de canela o una poquita de azúcar en casa? Sigue leyendo…

Recetas de vigilia: Bacalao al horno con langostinos

Arranca la Semana Santa y, como cada año, volvemos a desempolvar los clásicos de la gastronomía de vigilia.

En casa nos gusta mantener esta tradición: es tiempo de bacalao cocinado de ciento un maneras, tomate frito con huevo, potaje de garbanzos con pelluelas, huevos rellenos, arroz con leche, torrijas, natillas o flanes -en otros momentos incluso también lo fue de bartulillos, flores de Calatrava y rosquillos fritos, ¡qué delicia!-

Y es que, al final, todo este patrimonio gastronómico forma parte de la historia de nuestra familia, nuestro pueblo, nuestra tierra… historia forjada por madres, hijas, abuelas y bisabuelas, alquimistas caseras que guardaron para nosotros sus pequeños secretos culinarios y recetas creadas en cocinas de fogón de hierro, entre botes de especias, ramas de laurel, cacerolas esmaltadas, pucheros de barro y cucharones de madera.

En estos tiempos de prisas, cosas que (dicen que) se comen y vienen dentro de bolsas de plástico de colorines y alimentos reales casi olvidados, expongo aquí -una vez más- mi alegato en favor de la vuelta a la cocina y la comida, a sacar el recetario de la estantería, clickar en alguno de los cien millones de blogs que hay en la red, arremangarse y dedicarse un ratito de amor: amor a la cocina, amor a los alimentos y amor a la propia salud, ¿quién mejor que uno mismo para cuidarse por medio de la alimentación? ;)

Bacalao4

Volviendo a la receta, hoy utilizamos el ingrediente clásico entre los clásicos de Semana Santa: el bacalao, en este caso fresco, aunque en mi tierra el bacalao se ha comprado siempre en salazón (es lo que tiene vivir lejos de la costa), desalándolo posteriormente con su ritual de cambios de agua y cocinando con él infinidad de recetas típicas de estas fechas.

Y es que mí el bacalao en salazón no me hace mucho y como la que cocina soy yo, poco más hay que decir ;) Sigue leyendo…