Berenjenas rellenas “a la griega”

Hace unos días preparé esta receta con la intención de participar en un concurso,
pero quedó tan rica y es tan sencilla que me pareció mejor publicarla aquí para que quedase perenne y por si alguien se anima a probar ;)

Y es que, además, hace casi un año que estuvimos en Atenas, tenía berenjenas recién compradas y una cuña de feta D.O. curado 6 meses en barrica que estaba deseando cortar,
de ahí el apodo de “a la griega”.
Para mí fue el momento perfecto para echar un buen rato entre fogones, recordando los paseos por Plaka y Monastiraki, el bullicio del mercado ateniense, las tiendas de alimentación de las callecitas cercanas, las vistas desde la Acrópolis y el Licabeto, los restaurantes donde disfrutamos de la gastronomía griega…
En fin, nos quedó tanto por ver, comer y pasear, ¡habrá que volver!

beren4marca

Como veréis, aunque en casi todas las recetas de berenjenas rellenas nos indican que hay que asarlas para después sacarles la pulpa, en mi caso lo que suelo hacer es cortarlas a lo largo por la mitad y escaldarlas en agua con sal, así toda la berenjena queda súper tierna y se come enterita (bien lavada siempre, eso sí).

Elegid siempre unos buenos ingredientes y dedicad un ratito a cocinar,
¡estas berenjenas merecen mucho la pena! Sigue leyendo…

Recetas griegas: Melitzanosalata

¡Καλημέρα*, amantes del buen comer y el cocinar! =)

Como buena manchega (del sur) que soy, desaparezco y vuelvo a aparecer como los Ojos del Guadiana…

De nuevo por aquí, no sé si para mucho o para poco, vengo con un pequeño ramillete de recetas y posts pensados para las próximas semanas, así que aprovecho el tironcillo y me lío con la faena sin pensar (ya que lo único que sí tengo seguro es que el blog se queda perenne para que podáis seguir buscando y preparando las recetas que he ido publicando).

Yo aún sigo cocinando “bonito” muy de vez en cuando, aunque a día de hoy (y por suerte) no dispongo de tanto tiempo como para dedicarme a emplatar, hacer fotos, editarlas, escribir recetas y publicarlas, aunque algunos aún se piensen que las gentes que se/nos dedican/dedicamos a llevar un blog sólo tenemos que sentarnos delante del pc a escribir cualquier cosa en cinco minutos y listo, ya que los post -con todo su aderezo- nos salen como churros y así podemos publicar hasta cuatrocientas veces al mes… pero no: llevar un blog de cocina está muy bien, es muy chulo, muy gratificante cuando hay feedback con tus lectores, pero también quita tiempo, no siempre te apetece publicar y muchas veces -después de pasarte toda la mañana con la fabada en el fuego- no tienes ninguna intención de sacar los apechusques cacharreros, cuberteros y textiles, buscar la ventana por la que entra mejor luz, preparar la cámara, el trípode y la banqueta, y decirle a tu familia que se espere 20 minutos a que acabes la sesión mientras las fabes se quedan más frías que la calle. Sigue leyendo…

Escalivada con salmón ahumado

Vamos, vamos, que ya tenemos el calorcito encima
y cada vez apetece menos comer cosas demasiado historiadas.
Así que, el otro día, aprovechando unas ofertas en el mercado, me hice con berenjenas, pimientos y calabacines como para un regimiento
¡y para hacer recetas a mansalva!

La de hoy la hice por petición popular y es que en casa nos encantan las hortalizas y verduras al horno, con su chorrito de aceite de oliva y su pizca de sal. En fin, y como casi todo lo que os traigo por aquí, esta receta es sencillísima, así que no tenéis excusa para llevarla a la práctica. ¡Vamos allá!
Sigue leyendo…

Hummus, mutabbal y batbout

¡Buenas, buenas!
Hoy hago una aparición fugaz por aquí para dejar estos deliciosos mezzes.

Unas recetillas fáciles que nos van a servir para ir abriendo boca,
y en unos días os traigo el plato fuerte para organizar un menú árabe con el que nos vamos a chupar los dedos y hasta la mano entera, ¡ñam!
Sigue leyendo…

Moussaka de hortalizas con quinoa (¡¡¡y resultado del Sorteo de Año Nuevo!!!)

En este año nuevo en el que ya estamos inmersos, me he propuesto cocinar en cantidad y así poder actualizar mucho más el blog (en la medida de mis posibilidades, claro) y es que a veces pienso que me meto en muchos fregados, ando con demasiadas tareas entre manos y al final no me da tiempo a abarcar tantísimas cosas como quiero hacer =(
Lo sé, tengo que empezar a organizarme un poco y establecer prioridades…
todo se andará, es difícil cambiar, ¡poco a poco!

Para empezar a cumplir con este propósito,
hoy os dejo de nuevo una receta con quinoa.
Un poquito elaborada, eso sí, pero si la probáis
¡os va a encantar hasta el infinito!
Sigue leyendo…