Bizcochitos de limón y lavanda

 

Han pasado muchos meses y quizá ya no lleguen a nadie mis publicaciones, es igual, este fin de semana me apetecía volver al dulce, al blog y, si salía bien la receta, poder compartirla con vosotros.

Todo comenzó porque encontré una bolsa de flores de lavanda que compré hace tiempo para infusionarlas (me encanta el aroma y el sabor de la lavanda) y pensé en bizcocho de limón y lavanda, busqué recetas en mis libros de repostería inglesa -es un dulce bastante típico para tomar con el té- pero no me convencía ninguna de las que tenía… entonces recurrí a San Google y localicé ésta de Bake your day que he seguido al pie de la letra (salvo en un par de detalles mínimos) porque quería que no hubiese errores y pudiera formar parte de mi cuaderno de recetas particular, ésas a las que recurrir cuando no hay ni tiempo ni ganas de experimentos.

La verdad es que la receta es un acierto, el bizcocho queda suave, esponjoso, con un delicioso sabor a mantequilla, dulzor justo y, sólo una pequeña pega para mi gusto: le falta acidez y notar un poquito más la lavanda, así que la próxima vez le voy a añadir algo más de zumo de limón y de flores, para potenciar ambos.

Esta receta la podéis hacer en el típico molde para plum cake, yo preferí usar una bandeja que compré en lidl hace tiempo y de la que salen 6 mini plum cakes. En esta ocasión han salido 5, colmé bastante los huecos porque odio los bizcochos bajos: me encanta que bizcochos y magdalenas salgan con copete y rasguen la masa mientras se cuecen, son más bonitos así. Sigue leyendo…

Anuncios

Pan de queso feta y hierbas aromáticas

¿A que suena bien?
Imaginad cuando descubrí esta receta en el instagram de Clotilde (os recomiendo que visitéis su página “Chocolate & Zucchini”, es una delicia, tiene unas recetas con una pinta espectacular y comparte cosas súper interesantes sobre cocina, viajes…) ¡no dudé un segundo que tenía que hacerla!.
Es la combinación perfecta para mí: pan y queso juntos y acompañados de hierbas que le dan un sabor y un toque aromático buenísimo, además es súper sencilla y rápida ¡triunfada segura! Sigue leyendo…

Bizcocho de patata y lemon curd

Después de tantas recetas saladas hacía falta ya alguna dulce, ¿no?

¿Qué os parece la de un bizcocho rico, esponjoso, ligero, humedito?
¡Y no os hacéis a la idea del sabor que tiene!
Estoy segura de que alguien piensa, ¿de PATATA? ¿Bizcocho de PATATA?
Y entonces yo digo, ¿y por qué no?

Hoy, este tubérculo solanáceo cambia la sal por el azúcar,
y es que en nuestras cocina tenemos ingredientes que valen tanto para un roto como para un descosido, ¿experimentamos con ellos?
Ya, ya sé que el problema muchas veces es la falta de tiempo, de ganas… pero hemos de dejar un huequito a la imaginación y la novedad, comer es un gusto, ¡disfrutemos también cocinando!
Sigue leyendo…

Bizcocho rápido de yogur y manzana

Hay días en los que me apetece cocinar y me levanto de la cama dándole vueltas a chorrocientas recetas. Más o menos lo que me pasó ayer, que me acosté pensando en unas manzanas que se estaban poniendo blandonas en el frutero y me desperté con ganas de hacer el típico bizcocho de yogur que hacían nuestras abuelas (de hecho esta receta la copié hace mil años de una libreta que tenía mi abuela por la cocina).

 Para mí, este bizcocho es súper fácil y cómodo de hacer, me pongo a mezclar todo al tuntún y siempre sale bueno, de ahí que eche mano de esta receta cada vez que me apetece tomar algo dulce.

 A propósito, como el bizcocho no tiene mucho misterio, voy a aprovechar para adjuntar unas notillas sobre los ingredientes =)
Sigue leyendo…

Bizcocho de kéfir con gotas de chocolate

Hace un par de meses una amiga me regaló kéfir de leche, como el hongo crecía y crecía y yo ya no daba a basto para beber tanta leche kefirada, estuve buscando recetas y encontré ésta que hoy comparto con vosotros.

Es un bizcocho suave y esponjoso (¡usad varillas a la hora de montar las claras, blanquear las yemas y mezclar el resto de ingredientes para conseguir esta maravillosa textura!), y el agua de azahar le da un sabor especial. Además, al ser un bizcocho básico (imagino que quedará igual utilizando yogur natural batido) es tan versátil que podemos añadirle lo que nos apetezca: pasas, arándanos, chocolate, almendras… probadlo, ¡seguro que os encanta!
Sigue leyendo…