Manzanas asadas especiadas

Me encantan las manzanas, cuanto más ácidas mejor, y me encanta comerlas a bocados con la piel. He pasado largas temporadas sin probarlas, las manzanas son unas de las frutas con más pesticidas y las que encontraba en mi ciudad (salvo la variedad granny smith) me resultaban sosísimas y bastante reguleras.
Hace tiempo, en un par de supermercados cercanos, localicé manzanas ecológicas de la variedad golden y estas rojas de la receta de hoy que tampoco son demasiado dulces, ambas variedades siempre bien prietas y sabrosas, así que desde entonces no faltan en casa =)

Tenía ganas de preparar manzanas asadas, adoro el sabor y el aroma especiado que desprenden, recuerdo a mi madre preparándolas siempre que horneaba algo para aprovechar el calor residual y recuerdo cuando las cocía en el horno de leña de la panadería de mi calle, la de Pilar, con su mesa de madera, sus estanterías cargadas de barras y hogazas y el corralón plagado de montones de leña… ¡aquellas manzanas sabían a gloria!

En la receta de hoy no utilizo ningún edulcorante, he reducido mi consumo de azúcar a lo mínimo: eventos, recetas especiales y momentos muy puntuales, pero es que, además, yo soy más de salado que de dulce y para mí, estas manzanas así están perfectas ;) Sigue leyendo…

Anuncios

Recetas de vigilia: Torrijas

Acabo hoy domingo la serie de recetas de vigilia (aunque ya no lo sea) y así tenerlas todas bien localizadas para próximos años y próximas búsquedas.
Y no podía acabar la Semana Santa sin una fuente de torrijas en la cocina, esperándonos para pegarles un mordisquito después de comer, con el café de la merienda, para desayunar…

Imagino que este dulce típico está presente en todas las casas para estas fechas, en la mía no ha faltado nunca desde tiempos inmemoriales, si no las hacía mi madre, las hacían mis abuelas, mi tía Vicenta también solía llegar a casa de mi abuela con sus sempiternas torrijas de vino y ya, de más mayores, mi hermana y yo no las perdonamos ningún año =)
Las torrijas que nos gustan en casa son las de leche rebozadas en azúcar y canela, actualmente hay ochocientas mil versiones a cada cual más innovadora y original o, como comentaba, las otras versiones clásicas de vino, miel, nadando en leche… pero, para una vez al año que me como una torrija, yo me quedo con éstas.

Torrijas2

Echad mano a la bolsa del pan, que seguro que tenéis restos de barras duras (aunque yo he tenido que comprar el pan ex profeso, sabéis que adoro el pan, pero también he reducido muy mucho su consumo y primando siempre los panes de calidad, los que encuentro a mano que no llevan una lista de ingredientes más larga que el Quijote o los que hago yo en casa), ésta es una receta muy fácil y totalmente de aprovechamiento, ¿quién no tiene huevos, leche, un bote de canela o una poquita de azúcar en casa? Sigue leyendo…

Recetas griegas: Melitzanosalata

¡Καλημέρα*, amantes del buen comer y el cocinar! =)

Como buena manchega (del sur) que soy, desaparezco y vuelvo a aparecer como los Ojos del Guadiana…

De nuevo por aquí, no sé si para mucho o para poco, vengo con un pequeño ramillete de recetas y posts pensados para las próximas semanas, así que aprovecho el tironcillo y me lío con la faena sin pensar (ya que lo único que sí tengo seguro es que el blog se queda perenne para que podáis seguir buscando y preparando las recetas que he ido publicando).

Yo aún sigo cocinando “bonito” muy de vez en cuando, aunque a día de hoy (y por suerte) no dispongo de tanto tiempo como para dedicarme a emplatar, hacer fotos, editarlas, escribir recetas y publicarlas, aunque algunos aún se piensen que las gentes que se/nos dedican/dedicamos a llevar un blog sólo tenemos que sentarnos delante del pc a escribir cualquier cosa en cinco minutos y listo, ya que los post -con todo su aderezo- nos salen como churros y así podemos publicar hasta cuatrocientas veces al mes… pero no: llevar un blog de cocina está muy bien, es muy chulo, muy gratificante cuando hay feedback con tus lectores, pero también quita tiempo, no siempre te apetece publicar y muchas veces -después de pasarte toda la mañana con la fabada en el fuego- no tienes ninguna intención de sacar los apechusques cacharreros, cuberteros y textiles, buscar la ventana por la que entra mejor luz, preparar la cámara, el trípode y la banqueta, y decirle a tu familia que se espere 20 minutos a que acabes la sesión mientras las fabes se quedan más frías que la calle. Sigue leyendo…

Torrijas veganas

¡Reaparezco!
Y lo hago con una receta para lamer el plato
donde coloquéis estas torrijas veganas.
¿Torrijas veganas?
¡Sí! Son súper sencillas de hacer, sustituimos leche y huevo por ingredientes fáciles de encontrar y tienen un sabor… nadie se va a dar cuenta de que no son las torrijas de toda la vida, os lo aseguro, y no habremos recurrido a ningún ingrediente de origen animal =)
Sigue leyendo…

Bizcocho de patata y lemon curd

Después de tantas recetas saladas hacía falta ya alguna dulce, ¿no?

¿Qué os parece la de un bizcocho rico, esponjoso, ligero, humedito?
¡Y no os hacéis a la idea del sabor que tiene!
Estoy segura de que alguien piensa, ¿de PATATA? ¿Bizcocho de PATATA?
Y entonces yo digo, ¿y por qué no?

Hoy, este tubérculo solanáceo cambia la sal por el azúcar,
y es que en nuestras cocina tenemos ingredientes que valen tanto para un roto como para un descosido, ¿experimentamos con ellos?
Ya, ya sé que el problema muchas veces es la falta de tiempo, de ganas… pero hemos de dejar un huequito a la imaginación y la novedad, comer es un gusto, ¡disfrutemos también cocinando!
Sigue leyendo…