Recetas navideñas (para después de Navidad): Roscón de Reyes

Sí, no os equivocáis al leer el título del post =D
Puesto que finalmente me ha sido imposible redactar las recetas que tenía previstas durante las fiestas navideñas, he decidido que voy a aprovechar para hacerlo ahora, con la calma que da el no tener que empalmar semanas trabajando domingos y festivos y el haber vuelto a la (relativa) normalidad laboral…

Finalmente estas navidades sí que he cocinado, pese al agotamiento, las contracturas, el sueño o las prisas. He conseguido ir arañando horas y minutos al día para relajarme en mi cocina elaborando platos que luego hemos disfrutado en comidas y cenas familiares. No he tenido tiempo para idear muchas recetas, eso sí, así que he tirado de publicaciones de éxito de los “masters & commanders” del mundo bloguero-cocinero para asegurarme que lo que estaba preparando salía bien sí o sí.

Y así ha sido con el roscón que hoy dejo por aquí.
Corrí rauda al libro ‘Pan casero’ de mi muy idolatrado Ibán Yarza, me estudié la receta, preparé todo lo necesario, pero antes de darle al amasado se me ocurrió ojear el blog del Invitado de invierno y, al ver que tuneaba el roscón de Ibán y le metía Tang Zhong, no pude más que sucumbir y acabar preparando esta maravilla rosconera que hoy, día 8 de enero (y aún estando horneado desde el día 5) sigue tierno, jugoso y con una miga que dan ganas de llorar de felicidad :’)
Os lo aseguro, el mejor roscón que he hecho hasta ahora y no sólo lo digo yo, lo certifican los otros 8 comensales que lo probaron el día de Reyes y que me pidieron la receta para intentar reproducirlo en sus respectivas casas.

Ahora vamos al lío y os voy contando mis andanzas, aunque ya os digo que la artífice es Miriam y en su blog encontraréis la respuesta a todas vuestras dudas. Sigue leyendo…

Anuncios

Roscón de Reyes (con artistas invitados)

¿Qué?, ¿Qué tal os habéis portado?, ¿Habéis recibido algún regalo esta mañana?
Lo que seguro que no faltará en muchas casas es el Roscón de Reyes, que además este año parece que todos los cocinillas se han propuesto hacer roscones caseros con mucho mimo, ilusión y buena mano =)

Yo no iba a ser menos, pese a todos los inconvenientes, al final he conseguido ponerme a la faena y sacar un par de ejemplares jugosos, deliciosos, con un aroma a azahar y naranjita valenciana
¡¡que dan ganas de comérselos enteros de una sentada!!

Y todo ha sido gracias a una receta excelente, la de Cris, de Kanela y Limón, que nos deja siempre unas preciosas imágenes de sus cocineteos.
Pasáos por su blog, vais a disfrutar muchísimo =)

En fin, a lo que iba, en esta mañana de Reyes en la que quienes tenéis niños estaréis montando juguetes, otros pocos de comida familiar y otros tantos disfrutando de un día corriente y moliente, os dejo por aquí la receta de mi rosconcete con unas fotos nefastas (hechas con móvil y menos luz que un barco pirata. Prometo repetir la receta para cambiar las fotos) y un par de modificaciones en los ingredientes.

¡Ah! Y también os dejo una sorpresilla…
¡¡¡Hoy tenemos artistas invitados!!!
Sigue leyendo…

Brioche con calabaza y naranja confitada

¡Buenos días! ¿Hay alguien por aquí?
Llevo unas semanas muy ajetreadas y no me da tiempo ni a cocinar ni a traer nuevas recetas al blog…

¡Uf! Espero recuperar pronto algo de tranquilidad, que además tenemos las Navidades a la vuelta de la esquina y quiero hacer, entre otras cosas, panettone, galletitas decoradas (¡My lovely food está de concurso!) y alguna que otra delicia para compartir con la familia y los amigos (y eso que, he de confesar, cada año me gustan menos estas fiestas).

Aún así, hoy, por fin,
¡os voy a dejar la última recetilla con calabaza que prometí!
Sigue leyendo…

Pan con chocolate y naranja confitada

Hace unas semanas descubrí una panadería nueva.
Me acerqué corriendo al escaparate como les ocurre a los niños con las tiendas de juguetes (porque los niños aún disfrutan viendo juguetes, ¿no?) y en primera fila encontré un pan marrón oscuro lleno de tropezones con una pinta… MmmmmMMmmmmMMM.
¡Sí, era un pan de chocolate con trozos de chocolate!
Y yo me fui y aquel precioso pan se quedó solo y triste en su cesto de mimbre, ¿el impedimento para que no me lo llevase? El precio, era un bollito y costaba casi lo mismo que dos kilos de harina ecológica =(

Pero no hay problema, al llegar a casa (y como mi masa madre está en cuidados intensivos) busqué alguna receta similar a la delicia que había visto esa tarde y en Panarras (¿dónde, si no?) me topé con la receta que dejo por aquí para seguir con la semana temática panadera (vaya, parece que estuviese empeñada en que probéis esto de hacer pan en casa,¡qué cansina!)
Sigue leyendo…