Recetas de vigilia: Torrijas

Acabo hoy domingo la serie de recetas de vigilia (aunque ya no lo sea) y así tenerlas todas bien localizadas para próximos años y próximas búsquedas.
Y no podía acabar la Semana Santa sin una fuente de torrijas en la cocina, esperándonos para pegarles un mordisquito después de comer, con el café de la merienda, para desayunar…

Imagino que este dulce típico está presente en todas las casas para estas fechas, en la mía no ha faltado nunca desde tiempos inmemoriales, si no las hacía mi madre, las hacían mis abuelas, mi tía Vicenta también solía llegar a casa de mi abuela con sus sempiternas torrijas de vino y ya, de más mayores, mi hermana y yo no las perdonamos ningún año =)
Las torrijas que nos gustan en casa son las de leche rebozadas en azúcar y canela, actualmente hay ochocientas mil versiones a cada cual más innovadora y original o, como comentaba, las otras versiones clásicas de vino, miel, nadando en leche… pero, para una vez al año que me como una torrija, yo me quedo con éstas.

Torrijas2

Echad mano a la bolsa del pan, que seguro que tenéis restos de barras duras (aunque yo he tenido que comprar el pan ex profeso, sabéis que adoro el pan, pero también he reducido muy mucho su consumo y primando siempre los panes de calidad, los que encuentro a mano que no llevan una lista de ingredientes más larga que el Quijote o los que hago yo en casa), ésta es una receta muy fácil y totalmente de aprovechamiento, ¿quién no tiene huevos, leche, un bote de canela o una poquita de azúcar en casa? Sigue leyendo…

Anuncios

Recetas de vigilia: Flan de café

El lunes preparamos un bacalao para chupar hasta la fuente de horno, sí, pero nos faltaba un postre con el que rematar una comida de Semana Santa en familia, de ésas que hacemos justo después de llegar de ver procesiones…

No sé por qué, hace unos días y estando en el trabajo, me apeteció flan de café.
Tal cual os cuento, tenía que ser flan pero de café (a mí, que me bebo un café de siglo en siglo)
Nunca he hecho flan y para la ocasión que me ocupaba no quise aventurarme inventando recetas, así que busqué alguna maja en inet y encontré ésta de La cocina de Frabisa (ya he preparado varias de las que nos enseña en su blog y siempre son un éxito), así que hoy, con todo lo que necesitamos sobre la encimera, nos ponemos con esta receta dulce -un capricho muy de vez en cuando… no le hagáis hueco fijo al azúcar en vuestra alimentación diaria, no es necesario, os aseguro que se puede vivir sin comer dulces, vuestra salud os lo agradecerá ;)- Sigue leyendo…

Recetas navideñas (para después de Navidad): Roscón de Reyes

Sí, no os equivocáis al leer el título del post =D
Puesto que finalmente me ha sido imposible redactar las recetas que tenía previstas durante las fiestas navideñas, he decidido que voy a aprovechar para hacerlo ahora, con la calma que da el no tener que empalmar semanas trabajando domingos y festivos y el haber vuelto a la (relativa) normalidad laboral…

Finalmente estas navidades sí que he cocinado, pese al agotamiento, las contracturas, el sueño o las prisas. He conseguido ir arañando horas y minutos al día para relajarme en mi cocina elaborando platos que luego hemos disfrutado en comidas y cenas familiares. No he tenido tiempo para idear muchas recetas, eso sí, así que he tirado de publicaciones de éxito de los “masters & commanders” del mundo bloguero-cocinero para asegurarme que lo que estaba preparando salía bien sí o sí.

Y así ha sido con el roscón que hoy dejo por aquí.
Corrí rauda al libro ‘Pan casero’ de mi muy idolatrado Ibán Yarza, me estudié la receta, preparé todo lo necesario, pero antes de darle al amasado se me ocurrió ojear el blog del Invitado de invierno y, al ver que tuneaba el roscón de Ibán y le metía Tang Zhong, no pude más que sucumbir y acabar preparando esta maravilla rosconera que hoy, día 8 de enero (y aún estando horneado desde el día 5) sigue tierno, jugoso y con una miga que dan ganas de llorar de felicidad :’)
Os lo aseguro, el mejor roscón que he hecho hasta ahora y no sólo lo digo yo, lo certifican los otros 8 comensales que lo probaron el día de Reyes y que me pidieron la receta para intentar reproducirlo en sus respectivas casas.

Ahora vamos al lío y os voy contando mis andanzas, aunque ya os digo que la artífice es Miriam y en su blog encontraréis la respuesta a todas vuestras dudas. Sigue leyendo…

Arroz con leche

Me encanta el arroz, de todas las maneras,
aunque he de confesar que aún tengo grabado en el alma aquel arroz pilaf
que iba de acompañamiento con “qué sé yo” que me pedí
en un restaurante ya desaparecido de mi pueblo…
un manjar el dichoso arroz, no he vuelto a probarlo ni he intentado hacerlo tampoco -todo hay que decirlo- quizá haya llegado el momento de buscar una receta maja e intentar lograr algo similar a aquella delicia.
Seguir leyendo…