Día del Chorizo: Torta de aceite con chistorra

Ni los historiadores de nuestra localidad se ponen de acuerdo…
Que si celebramos el Día del Chorizo porque por hoy, 23 de enero, se conmemoraba la onomástica de San Ildefonso, prelado de la archidiócesis de Toledo a la que pertenecía Puertollano hasta la creación de la de Ciudad Real.
Que si, por el contrario, se trataba de un “acto de afirmación religiosa” y, tras la matanza del cerdo y con las viandas listas, se echaban los paisanos a las calles a degustarlas y dejar constancia de su pertenencia a la religión católica.
Y también cabe otra explicación a esta tradición tan puertollanera: reinando Alfonso XII, sus tropas pararon por el pueblo y, ya que era el santo del monarca, los vecinos agasajaron a los militares con los chorizos recién preparados tras la cercana matanza*

El caso es que, junto con el Voto y el Hornazo, el Chorizo es una de nuestras festividades más representativas relacionadas con el buen comer, aunque, como suele ocurrir con otras tantas tradiciones, el tiempo pasa y las gentes las van dejando caer en el olvido…

pan1

¡Pero no podemos dejar que eso pase!
De ahí que, un año más -y recogiendo el testigo que nos lanzó Pinchos y Canapés a los blogueros cocinillas de Puertollano- dejo por aquí una receta para disfrutar y festejar, para prepararla en una mañana y echarse al campo por la tarde, a comerse el chorizo en los Pinos, la Chimenea Cuadrá, el Minero, los Patos, las Pocitas, el Pozo Norte… o cualquier sitio de este pueblo con árboles, donde pisemos tierra y piedras y podamos echarnos una carrera con los nenes, para que no se pierda nuestra historia y sigan siendo el garante de nuestro folclore local. Sigue leyendo…

Recetas navideñas (para después de Navidad): Roscón de Reyes

Sí, no os equivocáis al leer el título del post =D
Puesto que finalmente me ha sido imposible redactar las recetas que tenía previstas durante las fiestas navideñas, he decidido que voy a aprovechar para hacerlo ahora, con la calma que da el no tener que empalmar semanas trabajando domingos y festivos y el haber vuelto a la (relativa) normalidad laboral…

Finalmente estas navidades sí que he cocinado, pese al agotamiento, las contracturas, el sueño o las prisas. He conseguido ir arañando horas y minutos al día para relajarme en mi cocina elaborando platos que luego hemos disfrutado en comidas y cenas familiares. No he tenido tiempo para idear muchas recetas, eso sí, así que he tirado de publicaciones de éxito de los “masters & commanders” del mundo bloguero-cocinero para asegurarme que lo que estaba preparando salía bien sí o sí.

Y así ha sido con el roscón que hoy dejo por aquí.
Corrí rauda al libro ‘Pan casero’ de mi muy idolatrado Ibán Yarza, me estudié la receta, preparé todo lo necesario, pero antes de darle al amasado se me ocurrió ojear el blog del Invitado de invierno y, al ver que tuneaba el roscón de Ibán y le metía Tang Zhong, no pude más que sucumbir y acabar preparando esta maravilla rosconera que hoy, día 8 de enero (y aún estando horneado desde el día 5) sigue tierno, jugoso y con una miga que dan ganas de llorar de felicidad :’)
Os lo aseguro, el mejor roscón que he hecho hasta ahora y no sólo lo digo yo, lo certifican los otros 8 comensales que lo probaron el día de Reyes y que me pidieron la receta para intentar reproducirlo en sus respectivas casas.

Ahora vamos al lío y os voy contando mis andanzas, aunque ya os digo que la artífice es Miriam y en su blog encontraréis la respuesta a todas vuestras dudas. Sigue leyendo…

Recetas navideñas: Pimientos del piquillo rellenos

Un año más, veía cómo -por falta de tiempo debido al trabajo- me pillaban las Navidades sin meterme en la cocina a preparar recetas y disfrutar entre cacharros… ¡y eso no podía ser!

Así que hoy, aún con un resfriado incipiente y un cansancio acumulado bastante importante, me he propuesto adentrarme en la semana de Nochebuena subsanando esta situación:
* prefermento del Panettone esperándome en la encimera de la cocina
* pulpo recién cocido en la olla lenta
* todo lo necesario para hornear galletas y Roscón de Reyes
* un pan 100% centeno (y alcaravea) enfriándose
* una masa retardada de pan con aceitunas en la nevera

Me ha venido tan bien dedicar la tarde a estas faenas…
Y es que me hace muy feliz cocinar (Sí, feliz. Qué rara soy, ¿no?)
Por lo que intentaré seguir sacando hueco en estos días para hacer fotos y publicar alguna receta, no vaya a ser que alguien se deje caer por el blog buscando inspiración e ideas y no se encuentre novedades desde hace un par de meses…

Arranco con una receta que preparé hace tiempo (al poco de llegar de nuestra ruta de vacaciones por Navarra) pero que puede ser un entrante perfecto para estas fiestas, además es muy rápida, sencilla y está deliciosa.
Intentad elegir -siempre en la medida de vuestras posibilidades- unos buenos ingredientes: pimientos del piquillo navarros, lomos de bonito del Cantábrico, ajo morado de las Pedroñeras… y tendréis el éxito asegurado ;)
Sigue leyendo…

Hogazón de aceitunas kalamata, aceitunas verdes y albahaca fresca #worldbreadday2016

¡Pan, por fin, pan!
Me apetecía tanto hacer pan… pero siempre lo postergaba por falta de tiempo, de ganas y por los últimos fracasos panarras en el mini horno, hasta que el otro día leí en algún sitio que hoy, día 16 de octubre, es el Día Mundial del Pan.
Recordé entonces mis dos participaciones en este evento hace años, con otro mini horno al que le tenía cogido el punto y con el que los panes me salían medio regular, así que me he liado la manta a la cabeza y he sacado las harinas, la levadura (no me daba tiempo a activar la masa madre que duerme plácidamente en la nevera), las rasquetas, los banetones y una receta base sencillísima que ya utilicé en mi primer World Bread Day pero con ingredientes nuevos para aderezar el pan: aceitunas kalamata, verdes ecológicas y unas ramitas de albahaca fresca.

world-bread-day-october-16-2016

Por aquí os dejo mi aportación, no es el mejor que hago (sigo siendo bastante mala en estas lides) pero estoy contenta porque he ido controlando las resistencias del horno y la temperatura para conseguir que crezca, se medio abra la greña y no se me hunda como en anteriores ocasiones.

Una vez más, os animo a hacer pan en casa, a llenar la cocina de harina, a aprender a amasar, a observar cómo crece la masa mientras leva, cómo huele cuando se hornea, cómo cruje cuando lo abres, cómo sabe un pan hecho con ganas y cariño…
¡Feliz Día Mundial del Pan! ¡Happy World Bread Day! =) Sigue leyendo…

Recetas de otoño: Pollo relleno de setas y pimientos del piquillo

Los días que que no trabajo, aprovechando que solemos juntarnos a comer en familia, me encanta meterme en la cocina y preparar alguna receta más elaborada.
Un par de días antes me los paso pensando qué tengo en la nevera para arrancar con la idea, esta vez había comprado pechuga de pollo fileteada -pensando en salvar algunas cenas sin dedicarme a las florituras y optando siempre por comida real- así que sólo tuve que buscar el resto de ingredientes en armarios, congelador…

Et voilá! ya que el día se ha levantado frío y lluvioso, por aquí os dejo un plato con los matices otoñales que le otorgan las setas, el tomillo o la trufa, una delicia, os lo aseguro.
Sigue leyendo…

Cita quesera en Madrid: Rocklette y Cultivo

(Y, como artista invitada, la epi del Horno de Babette)

Creo que en alguna ocasión os he comentado que, además de ser una amante (bandida) del queso, ¡ahora trabajo con ellos! así que mi nevera está plagada de cuñas y trozos de tropecientos tipos de queso de aquí y de allí, de oveja, de vaca, de cabra, artesanos, menos artesanos, azules, curados, añejos…
Aún estoy muy en pañales con esta nueva faceta laboral, me gustaría aprender y conocer mucho más sobre este fascinante mundo de las coagulaciones, curaciones, leches o cuajos, así que ando a la búsqueda de buenos manuales sobre el tema mientras llega el momento en que pueda participar en algún curso de elaboración (por ejemplo, los que imparte Rubén Valbuena, de Granja Cantagrullas).

Ya sabéis -también- de mi pasión por Madrid y mi gusto por descubrir nuevos sitios que visitar durante mis esporádicos viajes a la capital. Los que hoy os muestro llevaban en mi lista mucho tiempo y llegan cargados de aroma y sabor a queso y, aunque la lógica dictaba que primero debería haber conocido Cultivo y después acercarme por Rocklette, yo lo hice al contrario: primero a probar los sandwiches rockletteros y, después, a un taller de cata y de compras a Cultivo =) Sigue leyendo…